La Fundación Sierra Pambley acoge la presentación del libro «Tinta de limón» de Esther Álvarez

Portada del nuevo libro de Esther Álvarez./
Portada del nuevo libro de Esther Álvarez.

El acto tendrá lugar este jueves 30, a las 20 horas, donde la autora estará acompañada por Javier Rodríguez, Profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de León

LEONOTICIASLeón

La Fundación Sierra Pambley, este jueves 30, a las 20.00 horas, acoge la presentación del libro «Tinta de limón» del que es autora Esther Álvarez. La autora estará acompañada por Javier Rodríguez, Profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de León.

Son muchas las novelas que se han escrito en torno a la memoria histórica. En ellas se narran episodios desconocidos de un pasado reciente, con el fin de sensibilizar al lector en la vertiente más humana de un conflicto, cuyos errores y horrores se mantuvieron ocultos durante mucho tiempo. La contribución de estos textos en la recuperación de tantos años de olvido ha sido muy valiosa. Es evidente que la gestión de la memoria histórica compete al historiador, pero creo que la narrativa también puede ser una potente herramienta con la que despertar la curiosidad por conocer hechos históricos ignorados, adulterados o silenciados. Escuchar vivencias personales, aunque sea a través de la ficción, dan carne a las crónicas, a los datos, y todos sabemos que la subjetividad es más conmovedora.

Esther Álvarez.

Tanto la guerra civil española como la posguerra, «además de haberme interesado desde muy joven, han formado y forman parte de mi vida». Por línea materna, es nieta de un concejal de la Segunda República encarcelado durante el franquismo, y por línea paterna pertenezco a una familia conservadora adoctrinada en los llamados «valores tradicionales». Así que, habiendo vivido la infancia a caballo entre las dos orillas del río, tenía ganas de escribir una novela desde esa perspectiva; una novela que rompiese con los esquemas argumentales utilizados hasta ahora; una novela diferente, innovadora, en la que los personajes no fuesen superhombres, sino héroes de sus propias vidas; una novela dedicada a quienes perdieron la guerra, pero ganaron la historia.

Tinta de limón propone «resetear» aquel pasado, actualizarlo. La memoria, para ser tal, ha de ser un referente de valores; de otra manera se convierte en una imagen estanca, sin vida, tan solo susceptible de guardar en algún rincón de nuestras conciencias. Por ese motivo ha procurado transformar una foto antigua en blanco y negro, en un relato con color, con movimiento, donde el pasado y el futuro se mezclan para mostrar una realidad en tres dimensiones, vigente.

La peculiaridad con la que Tinta de limón aborda la memoria histórica, radica en el hecho de ser un monólogo (una técnica literaria que aproxima al lector al alma del personaje de modo casi incondicional) protagonizado por alguien que está muerto, Fidel Dopico Moldón.

Temas

León, Libro