'Domestic noir' en el corazón de Londres

Fiona Barton./
Fiona Barton.

La escritora británica Fiona Barton, autora de 'La viuda', investiga el asesinato de un bebé en su nueva novela, 'La madre'

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

De sus muchos años como periodista conserva Fiona Barton el espíritu competitivo por ser la primera en dar la noticia y la búsqueda de las historias con más fuerza. Precisamente en un diario encontró la escritora británica (Cambridge, 1957) la inspiración para 'La madre' (Planeta), su segunda novela tras debutar en 2016 con 'La viuda', que se convirtió en un éxito mundial.

En 'La madre', la trama se centra en la aparición del cadáver de un bebé y a partir de ahí, la periodista Kate Waters investiga qué lleva a una persona a cometer semejante atrocidad. «Cuando leí esta noticia en el periódico, me pregunté cuál debía ser el grado de desesperación de la madre. En la realidad, el caso se resolvió en unas pocas semanas, pero la historia se quedó dentro de mí», recuerda la autora.

En las dos novelas de Barton los personajes principales han sido mujeres. «Somos fascinantes. En los libros de detectives, a lo largo de la historia, las mujeres sólo han sido las asistentes atractivas. Aquí son protagonistas, pero no están idealizadas. Son mujeres reales, a veces egoístas, crueles. Las mujeres son más complejas y tienen modos diferentes de hacer el mal. No asesinan como los hombres», subraya.

Fiona Barton y Kate Waters «comparten ADN», explica la escritora. «Pero Kate es un 'Frankenstein' con características de muchos periodistas con los que he trabajado a lo largo del tiempo», dice Barton, que ha ambientado su libro en un Londres que conoce bien, el que se gentrificó tras los Juegos Olímpicos de 2012. «Me interesaba mucho contar cómo ha cambiado la ciudad», agrega.

'La madre', igual que la 'La viuda', se encuadra en un género que se ha convertido en garantía de éxito, el 'domestic noir', historias negras que le ocurren a gente normal. «Durante 30 años he escrito 'domestic noir' sin llamarlo así. Eran las noticias de sucesos que tantas veces he redactado. Pero sí, me llaman la atención los secretos que se esconden dentro de las casas, las pequeñas cosas que les ocurren a las personas normales y que acaban cambiando sus vidas para siempre», destaca. «Todas las personas guardan secretos y mentirijillas que se van acumulando y conforman un 'alter ego' de nosotros. Desde luego, nadie es la persona que finge ser en Facebook», culmina.

Temas

Libro

Contenido Patrocinado

Fotos