Antonio Soler gana el Premio de la Crítica

El presidente de la AECL, Ángel Basanta (2i), junto a Jose Manuel Pereira (2d), alcalde de Villafranca, han anunciado el fallo del jurado de los Premios de la Crítica 2018. /Efe
El presidente de la AECL, Ángel Basanta (2i), junto a Jose Manuel Pereira (2d), alcalde de Villafranca, han anunciado el fallo del jurado de los Premios de la Crítica 2018. / Efe

En la categoría de poesía, el jurado reconoce la maestría de Raquel Lanseros, dueña de una «capacidad técnica magistral»

R. C.Villafranca del Bierzo

El novelista Antonio Soler por 'Sur' y la poeta Raquel Lanseros por 'Matria' han sido galardonados este sábado con los Premios de la Crítica 2018, que otorgan anualmente los críticos literarios a los mejores libros de narrativa y poesía. Estos galardones, que carecen de dotación económica, los concede la Asociación Española de Críticos Literarios (AECL) desde 1956 y están ahora presididos por Ángel Basanta, quien ha sido el encargado de leer el acta.

En el caso de 'Sur', Basanta destacó que el jurado consideró que se trataba de una de las «grandes obras» narrativas de las últimas décadas en la historia de la literatura española, que «trascenderá» a su tiempo, reportó EFE. A su juicio, Soler es un «magnífico pintor de ambientes».

Reunidos en la localidad leonesa de Villafranca del Bierzo, el jurado también destacó el poemario 'Matria', de Raquel Lanseros (Jerez de la Frontera, Cádiz, 1973).

Los críticos consideraron que es una obra «elegante, intimista y de un profundo lirismo», en la que la autora muestra una «capacidad técnica magistral». En su obra, Lanseros se sumerge en las raíces personales y colectivas para indagar sobre el concepto de identidad y establecer nuevas perspectivas sobre la trascendencia del origen.

Al saberse ganador, Antonio Soler (Málaga, 1956) aseguró que celebraba el reconocimiento de los críticos a 'Sur' como una «apuesta» por una literatura exigente consigo misma y con sus lectores, «muy decidida y asumida por algunos escritores», dijo.

«Pretendo estar en esa línea. El lector pide algo más que se le distraiga», declaró a la agencia. «Es un compromiso ineludible para los que entendemos la literatura de un modo, no como un pasatiempo», agregó Soler, que definió su novela como una «radiografía del ser humano». Este es su segundo Premio de la Crítica, tras «Las bailarinas muertas», premiada en 1996.