La comedia del capitalismo salvaje

Los seis actores de 'Lehman Trilogy' rodean al director y adaptador de la obra de Stefano Massini, Sergio Peris-Mencheta./Teatros del Canal
Los seis actores de 'Lehman Trilogy' rodean al director y adaptador de la obra de Stefano Massini, Sergio Peris-Mencheta. / Teatros del Canal

Sergio Peris-Mencheta dirige 'Lehman Trilogy', «un cuento musical» sobre el ascenso y caída de la legendaria familia de financieros | Seis actores encarnan a centenar y medio de personajes que recorren siglo y medio de anhelos, abusos y fracasos

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

«Es una clase de historia convertida en un cuento musical sobre el capitalismo más salvaje y del que conocemos el final». Así presenta Sergio Peris-Mencheta (Madrid, 1975) 'Lehman Trilogy', el ambicioso proyecto escénico al que el director y actor ha dedicado los últimos dos años y que llega este viernes a los Teatros del Canal. En clave de comedia musical, resume en tres horas el ascenso y caída de la voraz familia que fundó una de las compañías financieras más importantes del mundo, desde su desembarco en América como soñadores inmigrantes hasta la caída de su imperio financiero que desencadenó en 2008 una crisis mundial que aún colea.

Seis actores encarnan a casi 140 personajes. Actúan, cantan y tocan toda suerte de instrumentos en una comedia musical que parte del denso texto de cinco horas escrito por el italiano Stefano Massini. Presentada como una 'balada para sexteto en 3 actos', Peris-Mencheta augura que 'Lehman Trilogy' «será un clásico que habla de la esencia del ser humano». Él le ha dado formato de comedia y Litus Ruiz ha puesto la música. Una heterogénea banda sonora que arranca con cantos a capela para alternar clásicos del folclore judío alemán, páginas de Beethoven, Bach o Mozart, góspel, swing, jazz, temas de los Beatles y clásicos del rock.

Ambienta un recorrido de casi dos siglos, desde que Heyum (Henry) Lehman, hijo mayor de un comerciante judío de ganado, sale de Baviera y desembarca en Nuevas York a las 4:58 de la madrugada del 11 de septiembre de 1844 en busca del sueño americano y una vida mejor, hasta la caída de Lehman Brothers hace una década. Una quiebra que el 15 de septiembre de 2008 desencadenó la terrible crisis financiera de la que aún sufrimos las consecuencias.

Litus Ruiz, actor además de músico, comparte protagonismo con Aitor Beltrán, Darío Paso, Pepe Lorente, Leandro Rivera y Víctor Clavijo. Encarnan a los sucesivos cabezas visibles de la saga de financieros pero se multiplican sobre las tablas para encarnar a los casi 140 personajes que desfilan por la escena. Cubren un desternillante e intenso periplo que a través del humor y el drama narra la historia de tres generaciones de la familia Lehman, de su imparable ascenso a su estrepitosa caída.

«La pieza no toma partido. Se limita a contar los hechos de forma didáctica» explica Peris-Mencheta, quien asume que pueda generar cierta empatía hacia los padres del capitalismo más salvaje e inmisericorde. «Pasa lo mismo que con la saga de 'El padrino'. Todos sabemos que son unos asesinos atroces, pero no queremos que los maten», plantea el director y adaptador de la obra.

Ha trabajando durante dos años sobre el extenso y anárquico texto de Massini «en el que no se dice quién dice qué y que carece de puntos ni comas». Lo ha modelado con «total libertad» para firmar «una versión muy diferente a la que se ofreció La Villaroel en el Teatre Grec hace dos años y al que ahora se ofrece enel National Theatre de Londres con dirección de Sam Mendes».

Poder destructor

«Aquí hay 160 años de la historia de Occidente, no sólo del capitalismo. La pieza nos hace comprender muchas cosas que vivimos ahora a través de esta familia de financieros», destaca Ruiz que trabajó codo con codo con Peris-Mencheta para armar este «drama con mucha música que explica conceptos de economía para que cualquiera los pueda entender». Una reflexión sobre el poder destructor del dinero y la deshumanización que han sufrido las instituciones económicas y políticas desbordadas por la loca carrera en busca del beneficio fácil.

En sus tres actos, de casi de 45 minutos cada uno, el espectador «irá descubriendo muchos de los 'ajos' en los que los Lehman estuvieron metidos». Como medraron con la Guerra de Secesión, la compraventa de algodón en Alabama, la creación de la Bolsa de valores y su batacazo del 29, el 'new deal' y la inversión en seguros médicos y fondos de pensiones, la II Guerra Mundial y los beneficios de la reconstrucción de Europa. Como inventaron la figura del intermediario, contribuyeron a la forja de Hollywood o su colaboración con la NASA. «Comprenderá muy bien el momento que vivimos ahora, inmerso en un capitalismo salvaje y deshumanizado, porque es una lección de historia muy bien descrita y entretenida», reitera Darío Paso, que interpreta a Robert Lehman, último miembro de la familia fallecido en 1969.

«La pieza no toma partido. Se limita a contar los hechos de una forma muy didáctica»

«Lo importante no es el qué, el relato, sino cómo sucedió todo eso, en qué momento se empezó a desviar todo», agrega Paso que se mete en la piel un personaje que encarna «la codicia y la deshumanización del capitalismo» confrontado a los personajes de Ruiz, Rivera y Lorente, que dan vida a los hermanos fundadores Henry, Emmanuel y Mayer, «las caras más humana de la historia».

Estrenado en Avilés y tras pasar por San Javier (Murcia), recala ahora en la Sala verde de los Teatros del Canal de Madrid, desde el 24 de agosto al 23 de septiembre. Irá después a Sevilla, Bilbao, Santander, Valladolid, Granada y varías ciudades más aún por determinar.

El Théâtre du Rond-Point de París acogió en 2013 el estreno mundial de la obra de Massini (Florencia, 1975). Cosechó el premio de la crítica al mejor espectáculo teatral de la temporada. Luca Ronconi, legendario director del Piccolo Teatro de Milán la dirigió en 2015 en el último desafío escénico antes de su muerte.

Contenido Patrocinado

Fotos