Pilar Jurado: «En estos cuatro meses se han cometido muchos errores»

La nueva presidenta de la SGAE, la soprano y compositora Pilar Jurado./
La nueva presidenta de la SGAE, la soprano y compositora Pilar Jurado.

La compositora, soprano y directora se convierte en la primera presidenta ejecutiva de la SGAE tras la moción de censura que depuso a Hevia

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

«Esto es el palacio de los líos». La frase, pronunciada por un «hastiado» músico, demuestra el cansancio de muchos socios de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) sobre lo que se está viviendo en el palacete de Longoria, la bellísima sede modernista de la entidad en la madrileña calle Fernando VI. Ayer se vivió otra crisis, la enésima, que terminó con la soprano, compositora y directora de orquesta Pilar Jurado (Madrid, 1968) como máxima responsable de la entidad. Se convertía así en la primera presidenta ejecutiva de la SGAE en sus casi 120 años de existencia, ya que la dramaturga Ana Diosdado fue presidenta sin poderes. «Me gusta el reto. Soy muy responsable y sé que esto es un berenjenal enorme», señaló la nueva presidenta, en sustitución de José Ángel Hevia, que perdió la moción de censura por 22 votos, doce en contra y uno en contra.

Hevia no ha superado la moción de censura por 22 votos a favor y 12 en contra

El músico asturiano dejaba de ser presidente de la SGAE tras no superaba la moción de censura presentada por Clifton Williams -miembro del colegio de Editores y uno de sus cuatro vicepresidentes- ante el clima que estaba viviendo la institución, como el intento por parte de Hevia de sustituir al secretario general, Carlos López Sánchez. «En estos cuatro meses se han cometido muchos errores. No se han hecho las cosas como se deberían haber hecho», añade Jurado que pone como ejemplo la acusación que trasladó a la Fiscalía contra Joaquín Sabina, Alejandro Sanz y Pau Donés por una supuesta infracción fiscal con los derechos de autor. «No se hizo bien. Se quiso correr demasiado cuando no estaba decidido», apunta la nueva responsable de la SGAE, que obtuvo 17 apoyos -los colegios de Pequeño Derecho y el de Editores y un tercio de los representantes del de Gran Derecho- frente a los doce del guionista Antonio Onetti y se convirtió en la nueva presidenta de una entidad marcada por la polémica y los líos continuos.

«Diálogo»

Teddy Bautista, Antón Reixa, José Luis Acosta, José Miguel Fernández Sastrón y José Ángel Hevia han sido los antecesores de Jurado en el cargo en los últimos ocho años en una entidad que está tocada. La primera mujer que estrenó una ópera propia ('La página en blanco', en febrero de 2011) en el Teatro Real abogó por la «transparencia» en la gestión y «la recuperación del prestigio de la entidad», además de apostar por el «diálogo con las instituciones, tanto en España, como en Europa y América Latina».

Unas vías de comunicación «abiertas» sobre todo con el Ministerio de Cultura, que ya ha iniciado el proceso de intervención por tres asuntos clave: el reparto de los derechos de autor, el sistema de elección -los votos de cada socio y el uso de sistemas electrónicos- y el cambio de los estatutos. Tres puntos para cambiar que fueron reiterados por el departamento de José Guirao desde septiembre. El último plazo terminó el 15 de febrero. Desde julio de 2017, la SGAE ha recibido trece requerimientos y un apercibimiento por «graves incumplimientos» del Ministerio de Cultura.

El retraso de la adaptación de sus estatutos a la nueva Ley de Propiedad Intelectual fue la gota que colmó el vaso. Este miércoles, el Gobierno decidió mantenerse a la espera. «No comentamos procesos electorales internos», señalaron fuentes ministeriales. Este es el principal reto de Jurado, que tiene hasta el 5 de marzo para presentar las alegaciones a la intervención ante la Audiencia Nacional. «Esas alegaciones van a llegar», indicó Jurado, que reiteró su intención de «abrir las puertas a todas las instituciones que nos puedan ayudar a poner orden».

Jurado llega a presidenta de la SGAE como representante del colegio de Gran Derecho y hasta ahora ocupaba el cargo de directora institucional de Artes Escénicas de la Fundación SGAE. La autodenominada «antidiva» ha trabajado en todo el mundo, y ha recibido premios como el Iberoamericano de Composición Reina Sofía. Además, representó a la SGAE en el Parlamento Europeo para protestar por la escasa remuneración que recibían los artistas en las plataformas de 'streaming'.

Más información