Francia estudia restituir las colecciones de arte africano a sus países de origen

Francia estudia restituir las colecciones de arte africano a sus países de origen
AFP

Un informe aboga por la devolución tanto de la obras robadas y expoliadas como de las procedentes de misiones científicas o de donaciones de la administración colonial

EFEParís

El Gobierno francés estudia una eventual restitución de colecciones de arte africano presentes en Francia, que algunos medios cifran en 98.000 objetos, en cumplimiento de la promesa del presidente, Emmanuel Macron, de hacer de la devolución de ese patrimonio una prioridad.

El mandatario recibirá este viernes a puerta cerrada las conclusiones del informe encargado a la historiadora francesa Bénédicte Savoy, integrante de la institución educativa Collège de France, y al economista senegalés Felwine Sarr, autor del influyente ensayo 'Afrotopia'.

Sus recomendaciones, no obstante, ya han sido filtradas por los medios, y abogan por una devolución generalizada tanto de las obras robadas y expoliadas como de las procedentes de misiones científicas o de donaciones de la administración colonial. «Nadie quiere vaciar los museos de unos para llenar los de otros. El proceso debe ser progresivo y negociado entre las dos partes», destaca ese documento difundido hoy por el diario 'Le Figaro'.

El periódico calcula que en los museos de Francia hay 98.000 objetos africanos, procedentes en su mayoría de Chad, Mali y Camerún. Unos 46.000 de ellos llegaron al país entre 1885 y 1960, en pleno periodo colonial.

El Museo Etnológico del Quai Branly, en París, acapara 70.000 de esas obras, mientras que el resto se divide en otros como el Museo del Ejército, el Confluences de Lyon y centros más pequeños en ciudades como Burdeos o Marsella.

Savoy y Sarr quieren que se establezca un calendario preciso. La devolución, según añaden, constituye una suerte de «reparación» de Europa hacia sus antiguas colonias, pero también abre una nueva «ética» en las relaciones entre los dos continentes.

'Le Figaro recordó este jueves que desde 1960 numerosos países han solicitado a Francia, Bélgica, el Reino Unido o Alemania la devolución de su patrimonio. El Ministerio francés de Exteriores rechazó en concreto una petición oficial de Benin efectuada en 2016 al considerar que las colecciones francesas eran «inalienables».

El informe oficial, no vinculante, propone modificar el Código del Patrimonio, una cuestión espinosa, porque los museos galos contienen numeroso patrimonio asiático, griego o egipcio, y esos países podrían sumarse a la reclamación de los subsaharianos.

En noviembre de 2017, en un discurso en la Universidad de Uagadugú, Macron dijo no poder aceptar «que una gran parte del patrimonio cultural de varios países africanos esté en Francia», y subrayó que este no podía seguir siendo «prisionero de los museos europeos». «El patrimonio africano debe estar visible en París, pero también en Dakar, en Lagos y en Cotonou», añadió el jefe del Estado, que deseó entonces que en cinco años se hayan alcanzado las condiciones para un regreso temporal o permanente del patrimonio a África.

 

Fotos