Ricardo de Orueta muestra su obra en Sierra Pambley

Ricardo de Orueta./
Ricardo de Orueta.

El Museo Nacional de Escultura llega a León con la exposición temporal itinerante sobre la defensa del patrimonio personificada en Ricardo de Orueta

LEONOTICIAS

La directora del Museo Nacional de Escultura, María Bolaños, y miembros del patronato de la Fundación Sierra Pambley de León, presentan este jueves en la Sala de Exposiciones de la Fundación Sierra-Pambley (entrada C/ Dámaso Merino) la exposición 'Ricardo de Orueta, itinerante', donde permanecerá visible al público hasta el jueves 30 de marzo.

Esta exposición nace de la voluntad del Museo Nacional de Escultura de rescatar del olvido la figura de Ricardo de Orueta, un personaje clave en la historia de la defensa del patrimonio a comienzos de siglo XX en España, dándole a conocer en instituciones afines a su trayectoria.

En el caso de León, más allá de sus estudios sobre el románico leonés y su ejercicio de protección del patrimonio local en casos tan emblemáticos como la recuperación del sepulcro de Sahagún de manos norteamericanas, el vínculo entre Ricardo de Orueta y la Fundación Sierra Pambley arraiga antes en la Institución Libre de Enseñanza, cuya vocación reformadora podría resumirse en un ideal: creer en la ciencia para salvar el arte.

Con esta muestra, el Museo Nacional de Escultura ha realizado un ejercicio de reciclaje de la exposición que dedicó a Ricardo de Orueta en 2014, comisariada por Miguel Cabañas y María Bolaños, mediante la reutilización de una gran parte de los soportes textuales y gráficos que la conformaron. En la elaboración del nuevo discurso, el Museo ha hecho un esfuerzo por sintetizar los aspectos más destacados de la acción de Orueta, especialmente aquellos relacionados con su defensa del patrimonio. El resultado es una exposición accesible y versátil, adaptable a todo tipo de espacios.

La itinerancia comenzó en octubre de 2015 en el I.E.S. «Maestro Haedo» de Zamora, y prosiguió en 2016 en las Facultades de Geografía e Historia de las universidades de Salamanca y Complutense de Madrid.

Ricardo de Orueta es un personaje desconocido y muy valioso para profundizar en la Edad de Plata de la cultura española. Nacido en 1868, pertenece, por edad, a la generación del 98, si bien sus afinidades intelectuales y políticas le acercan a la del 14 y su labor de tutela, a la del 27.

La historia de su vida explica la importante dimensión del personaje: crece en una Málaga culturalmente bullente, vive la modernidad del París de la Belle Époque, participa del espíritu de la Institución Libre de Enseñanza, su dedicación a la escultura contribuye a la excelencia del Centro de Estudios Históricos y será uno de los tutores de la Residencia de Estudiantes.

Su ingreso en la política se gesta en el hervidero madrileño de intelectuales asociado a la causa republicana y culmina con su nombramiento como Director General de Bellas Artes al proclamarse la República, desarrollando un comprometido activismo en contra del expolio patrimonial que padeció el país en las primeras décadas del siglo. Con infatigable empeño y una visión moderna y democrática del patrimonio, fue el definidor de los aspectos culturales de la Constitución del 31 y puso en pie toda una política de salvaguarda y difusión pública del tesoro artístico español, de sus monumentos, su arte y sus museos, que culminó en la promulgación de la Ley del Tesoro Artístico de 1933, una de las más avanzadas de Europa.

La exposición

Orueta perteneció al ambiente de intelectuales institucionistas, en el que se había formado por tradición familiar (su padre, su hermano y él mismo habían tenido un estrecho contacto con Giner de los Ríos). La Fundación Sierra-Pambley que comienza a gestarse en 1885 gracias a Francisco Fernández Blanco y Sierra-Pambley, Gumersindo Azcárate y los también miembros de la Institución Libre de Enseñanaza, Giner de los Ríos y Manuel Bartolomé Cossío, constituye el espacio idóneo en León para acoger la exposición sobre Ricardo de Orueta, personaje plenamente ligado a las ideas institucionistas.

Ricardo de Orueta regresa así a León, ciudad que visitó en vida y de la que tenía un profundo conocimiento como historiador del arte. En su archivo del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC se conservan sus fotografías del Cristo de Corullón, los capiteles, portadas y retablos de la Catedral, del Convento de San Marcos y, como no, de la Colegiata de San Isidoro. La correspondencia durante su cargo como director general de Bellas Artes recoge sus gestiones para realizar una réplica del arca de San Isidoro, así como para obtener el permiso de fotografiar la Colegiata, necesaria para completar la catalogación de los monumentos artísticos que se estaba realizando desde el Centro de Estudios Históricos.

Este archivo incluye igualmente el intercambio de cartas con Juan Torbado Franco, el arquitecto leonés que realizó a lo largo de su vida diferentes proyectos para la consolidación del patrimonio artístico de la ciudad, y que coincidió con Orueta en la Residencia de Estudiantes. Ambos tratan las partidas dinerarias destinadas a sufragar las obras de conservación en la Catedral, así como la declaración de Monumento Histórico de la Iglesia de San Salvador de Palat del Rey. Orueta también aludirá a la capacidad de la ciudad «para la recreación espiritual contemplando sus joyas artísticas».

Como complemento a la exposición, la Fundación Sierra Pambley ha organizado dos conferencias. La primera, el miércoles 22 de marzo a cargo de José Alberto Morais, profesor de la Universidad de León que presentará el tema 'Ricardo de Orueta y el arte medieval en León' y el jueves 23 de marzo, Miguel Cabañas investigador del CSIC y uno de los comisarios de la muestra, que hablará sobre 'Ricardo de Orueta, guardián del tesoro artístico español'.

Contenido Patrocinado

Fotos