Inclusión, Diversidad, Visibilidad

«Ojalá el reconocimiento al trabajo del actor Jesús Vidal, ayude a esta provincia a salir de este ostracismo cultural»

Jesús Vidal recoge su premio Goya./
Jesús Vidal recoge su premio Goya.
Inés Diago
INÉS DIAGOLeón Secretaria Provincial de Cultura de IU y actriz

El pasado sábado, 2 de febrero, todos los leoneses saltamos de la butaca a la vez que Jesús Vidal cuando oímos su nombre al ganar el Goya al mejor actor revelación. Su discurso, que emocionó a todos aquellos que lo vimos, era un alegato a la inclusión, a la diversidad, a la visibilidad. Pero su mensaje no era nuevo, ya lo ha llevado por muchas ciudades de España con el montaje «Cáscaras vacías», del Centro Dramático Nacional, que cuenta como en la Alemania de 1939, Hitler autorizaba la eliminación de quienes, según los nazis, tienen unas vidas indignas de ser vividas. Esas personas con discapacidad son llamadas por ellos cáscaras vacías. Por supuesto, esa obra no se ha visto en León, no aparece en ella ningún rostro televisivo a los que nos acostumbra la programación del Auditorio. Jesús, con su discurso de agradecimiento en la gala de los Goya ha hecho un trabajo pedagógico que no lo harán mil campañas lanzadas desde las distintas instituciones.

Más información

También, en ese discurso, tan generoso y tan acertado, recordó los apoyos con los que contó en sus inicios. Ojalá esos agradecimientos hubiesen incluido a las instituciones de esta provincia, pero por desgracia, ese apoyo no suele materializarse en hechos, sino que se queda en bonitas palabras y promesas, como la felicitación del alcalde de León, Antonio Silván. Pero siempre son palabras, y ya sabemos que las palabras, se las lleva el viento.

Espero que algún día, aquí, se pelee y se apueste por la cultura local, por el asociacionismo, por el respaldo a los numerosos colectivos artísticos con los que cuentan esta ciudad y esta provincia. Sin embargo, tenemos a una concejala para la que no hay vida más allá del Santo Grial. Si pusieran el mismo empeño y dinero en reabrir el Teatro Emperador, el Trianón, o en ampliar (al menos, respetar y cuidar) la oferta formativa del taller de Artes Escénicas del CHF, que en hacer una película para gloria de su autora, tal vez tendríamos muchos más Jesuses Vidal por el mundo.

Pero no es así: tenemos un Festival de Teatro Clásico que demuestra el desinterés por el trabajo que se realiza en León por un gran número de grupos, compañías, actores, directores,… que son reconocidos y premiados por su gran calidad artísticas y profesionalidad a lo largo y ancho de nuestro país, dejando siempre el pabellón leonés en los lugares más altos; «tenemos» una León Film Comission creada ad hoc para buscar la figuración de la película Onyx (de la concejala Margarita Robles) y de la que no se volvió a saber más, cuando tenemos una ciudad y una provincia que serían escenario perfecto para muchas producciones audiovisuales; tenemos espacios y materiales escénicos infrautilizados, como los que hay en el CHF; tenemos un colectivo musical que lleva años reivindicando un Conservatorio en un emplazamiento digno; tenemos unos colectivos culturales y artísticos, así como empresas privadas, que son el verdadero motor cultural de esta ciudad y esta provincia, y que arriesgan su patrimonio personal para desarrollar actividades; tenemos el ciclo «León de Invierno», que acerca el teatro a muchos municipios de la provincia, gestionado por el Instituto Leonés de Cultura, que se demora nuevamente sin explicación. Tenemos tanto… y no tenemos NADA.

Eso sí. Pronto tendremos un flamante Museo de la Semana Santa donde nuestras instituciones han inyectado 900.000€ (400.000€ la Diputación de León y medio millón de euros el Ayuntamiento). Ese es el apoyo a la cultura con el que los colectivos artísticos nos topamos una y otra vez, año tras año: palabras. Sólo palabras.

Dijo el gran Menéndez Pidal: «Cultura: sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz».

Gracias y enhorabuena, Jesús, por darnos tanto con un discurso de apenas cinco minutos. Ojalá el reconocimiento a tu trabajo, ayude a esta provincia a salir de este ostracismo cultural.