La emisión en directo desde Londres del clásico ballet Romeo y Julieta llega a León

Romeo y Julieta Royal Opera House.

Cine Velasco en Astorga y los Cines Van Gogh en León serán las dos salas donde se proyectará junto a otras ocho localidades de Castilla y León

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

Salas de cine y teatros de Castilla y León de El Barco de Ávila (Teatro Lagasca), Burgos (Cines Van Golem), Astorga (Cine Velasco), León (Cines Van Gogh), Peñaranda de Bracamonte (Teatro Cine Calderón), Salamanca (Cines Van Dyck), Segovia (Artesiete Segovia), Almazán (Cine Calderón), Valladolid (Cines Broadway) y Zamora (Multicines Zamora) proyectarán la emisión en directo desde Londres del clásico ballet Romeo y Julieta. Será este martes a las 20.15 horas cuando una retransmisión internacional en vivo, vía satélite desde la Royal Opera House en el Covent Garden londinense será repartida a 150 cines y teatros de España, gracias a la distribución de Versión Digital. Además, llegará a más 50 países.

Los bailarines principales del Royal Ballet, Matthew Ball y Yasmine Naghdi, interpretan a los amantes Romeo y Julieta en esta versión, reconocida mundialmente, de Kenneth MacMillan sobre la gran obra romántica de Shakespeare, ambientada en el siglo XVI en Verona, recreada en esta ocasión por los magníficos diseños de Nicholas Georgiadis. Pasión y tragedia unida en este ballet clásico.

La apasionante coreografía MacMillan muestra a la compañía en su máxima expresión dramática. La partitura icónica de Sergey Prokofiev, interpretada por la Orquesta de la Royal Opera House bajo la dirección del ruso Pavel Sorokin, es la base de los impresionantes «pas de deux» románticos para los jóvenes amantes e impresionantes escenas de conjunto, y las vibrantes escenas del ballet.

Romeo y Julieta de MacMillan es una pieza clave en el repertorio del Royal Ballet, una obra maestra del siglo XX que se ha representado más de 400 veces desde su estreno en 1965, donde obtuvo desde el primer momento un éxito rotundo: la primera noche fue recibida con aplausos, que duraron 40 minutos. Además de recorrer el mundo, y se ha convertido en un verdadero clásico del repertorio de ballet del siglo XX.