Banksy desembarca en España

Momento de la autodestrucción de una de las obras de Banksy./
Momento de la autodestrucción de una de las obras de Banksy.

Una exposición en Madrid traerá por primera vez al país la controvertida obra del misterioso artista británico

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Nadie podrá ir a buscarlo al aeropuerto ni lo recibirán las instituciones culturales del país, pero el artista vivo más popular, Banksy, está a punto de desembarcar en España. Una exposición en Madrid mostrará más de 70 obras del creador británico, cedidas por coleccionistas privados y entre las que se incluirán pinturas, esculturas, instalaciones, vídeos y fotografías. Algunas de ellas estarán a la venta.

Siguiendo la tónica habitual, la exposición está llena de misterio. 'Banksy, Genius or Vandal?' ('Banksy, ¿genio o gamberro?'), que así se denomina la muestra, se anuncia apenas una semana antes de su apertura, que tendrá lugar el 6 de diciembre, y como era de esperar, no cuenta con la autorización del artista.

El espacio 5.1 de la Institución Ferial de Madrid (Ifema) acogerá la exposición, organizada por las empresas de promoción cultural Sold Out e IQ Art Management y que antes se ha podido ver en las ciudades rusas de Moscú y San Petersburgo, donde acudieron más de 500.000 personas. Las entradas, que ayer salieron a la venta en internet, oscilan entre los 12,90 y los 14,90 euros (más gastos de gestión), con descuentos del 50% para los niños. Estará abierta hasta el marzo.

Los organizadores no descartan que en los tres meses que dura la exposición pueda producirse alguna de las sorpresas a las que acostumbra Banksy. La última gran polémica tuvo lugar el 10 de octubre en Londres. En una subasta organizada por Sotheby's, la obra 'Girl with a balloon' ('Niña con un globo'), cuya copia llegará a Madrid, se autodestruyó gracias a una trituradora insertada en su interior cuando acababa de ser vendida por 1,8 millones de euros. La compradora se llevó a casa los restos, a los que el artista, en esta ocasión, denominó 'Love is in the bin' ('El amor está en la papelera'). Galeristas, periodistas y críticos comenzaron a preguntarse si lo que acababa de hacer Banksy era también arte, un debate que, probablemente, hizo las delicias del escurridizo creador.

Poco se sabe de su biografía: algunos dicen que nació en Bristol, Inglaterra, en 1975. Pero lo que realmente habla por él es su obra. Callejera, comprometida políticamente, irónica y satírica, puede aparecer en el momento más inesperado en cualquier rincón del mundo. A través de túneles ocultos, Banksy entró en Palestina, donde sus murales sirvieron para denunciar la ocupación israelí; en Nueva York dedicó un dibujo a la periodista kurda Zehra Dogan, encarcelada en Turquía; las paredes de París le han servido para reflejar su opinión sobre la crisis migratoria. Pero no todos alaban al clandestino Banksy. Muchos creen que, partiendo de sus buenas intenciones iniciales, el artista ha caído en un feroz mercantilismo y sólo busca aumentar la cotización de su obra. Los muros de Ifema de Madrid ya están preparados para reabrir la controversia.

 

Fotos