Por sus copias les conoceréis

Una de las obras de Koons. /Archivo
Una de las obras de Koons. / Archivo

Jeff Koons responde ante la justicia francesa acusado de nuevo de plagiar a un publicista en una de sus esculturas

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

Desean los artistas ser conocidos por sus obras, como los hombres de bien, pero Jeff Koons debe estar lamentado que se le conozca más por sus copias, algunas aún presuntas, que por sus controvertidos originales. El artista estadounidense, que convierte en millones de dólares todo lo que toca, vuelve a rendir cuentas ante un tribunal parisino acusado 'fusilar' en una porcelana más que 'kitsch' la foto de un publicista francés. Koons había sido llevado ante la justicia en tres ocasiones por plagio, y condenado dos veces.

Otro tribunal francés determinó ya en marzo de 2017 que la porcelana titulada 'Naked' era una copia de una imagen del fotógrafo francés Jean-François Bauret. Tanto la empresa Jeff Koons LLC como el Centro Pompidou hubieron de pagar daños y perjuicios a los titulares de los derechos de la imagen.

La historia puede repetirse. La confrontación de la fotografía realizada por Franck Davidovici para una campaña publicitaria a mediados de los 80 y la pieza que Konns expuso en varios museos deja pocas dudas. Pero doctores tiene la justicia y habrá que esperar al fallo del tribunal parisino. Davidovici sostiene que la porcelana que Koons creó en 1988 y en la que una modelo y un cerdo comparten protagonismo, es un calco de la imagen central de 'Fait d'hiver', su campaña para la marca francesa de ropa Naf Naf y recreada sin pudor por uno de los artistas vivos más cotizados del mundo.

El publicista reclama al tribunal de primera instancia de París que confisque la escultura de la discordia y una indemnización de 300.000 euros por daños y perjuicios. 'Fait d'hiver' apareció en la prensa gala en la temporada otoño-invierno de 1985. Muestra a una joven morena de pelo corto tumbada en la nieve, víctima aparente de una avalancha, y a la que parece prestar ayuda con su aliento un cerdito que luce un collar más propio un perro San Bernardo, con su barrilito de licor incluido.

Koons perpetró con su porcelana lo que Jean Aittouares, abogado de Davidovici, califica de «vulgar copia» de la foto de su patrocinado. En la porcelana, la joven luce un prominente busto apenas cubierto por un top de rejilla. El cerdo está en la misma posición que en la foto y lleva el collar de San Bernardo. Pero Koons añadió unas coloridas florecillas y un par de pingüinos. «Es la misma obra en tres dimensiones, a la que Koons agregó las flores y dos pingüinos para evocar el frio, y así pretende defender su originalidad. El discurso es estrictamente el mismo», argumentó el abogado. «Completa el plagio dando a su trabajo el mismo título que la publicidad, 'Fait d'hiver'», agregó Aittouares.

Koons presentó en una galería neoyorquina la pieza, que rotó luego por medio mundo, hasta que a finales de 2014 recaló en el parisino Centro Pompidou que dedicó una retrospectiva al artista estadounidense, muestra que se vio luego en el Guggenheim de Bilbao. Davidovici, que acababa de «descubrir» en un libro lo que juzgó un plagio flagrante, pidió el decomiso judicial de una pieza adjudicada por casi tres millones de euros en 2007 en la sala Christie's en Nueva York. La obra, que para entonces pertenecía a la colección Prada, se retiró de la muestra a demanda de su prestador.

Alain Seban presidente entonces del Pompidou, defendió el proceso de «apropiación» del artista, «cuyo principio es funcionar a partir de objetos comprados en comercios o imágenes procedentes de la publicidad o de revistas», informa AFP. Seban recordó que 'Banality', otra obra de Koons para la serie 'Fait d'hiver' ya fue cuestionada. Ademas de a Koons, el tribunal parisino ha citado a los responsables de su sociedad, Jeff Koons LLC, al Centro Pompidou, a la Fundación Prada y a la editorial Flammarion, que comercializó el catálogo que reproduce la escultura.

Contenido Patrocinado

Fotos