«El español es un idioma que da para mucho y para todo. No termina de formarse»

«El español es un idioma que da para mucho y para todo. No termina de formarse»

Sobre el enriquecimiento permanente de la lengua materna de tantos millones de personas versó la primera sesión del foro ‘Futuro en Español’ que organiza CAF-Banco de Desarrollo de América Latina y el Grupo Vocento

CRISTINA TUEROoviedo

El escenario elegido para comenzar las jornadas fue el Paraninfo de la Universidad de Oviedo y quien se encargaba de abrir el evento era el anfitrión, el rector de la Universidad de Oviedo. Santiago García Granda resaltó el "papel activo de la lengua y la cultura comunes que todos los hispanohablantes tienen que desempeñar en este recién iniciado siglo XXI" con el objetivo de adaptarse a "los complejos retos" que plantea la época actual.

más información

El director de EL COMERCIO, Marcelino Gutiérrez, quien aprovechó su presencia en la Universidad de Oviedo para ensalzar las joyas bibliográficas en español que guarda la Biblioteca de la institución académica, abogó por la continuidad de las jornadas. Lo hizo hablando del "puente" iniciado por el Grupo Vocento hace cinco años "capaz de superar el océano que nos separa y de permitirnos avanzar hacia un futuro cimentado en lo mucho que nos une". Un puente, afirmó, "cada vez más ancho y siempre abierto en ambos sentidos por el que deseamos transitar quienes pensamos, hablamos y sentimos como propio el español, un idioma en el que también soñamos un futuro común".

Cerraba la sesión inaugural el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, y lo hacía leyendo un fragmento del discurso de Fernando del Paso en el Premio Cervantes: lloros, risas, bostezo y estornudos en castellanos y "Eso no es todo: también hablo, leo y escribo en castellano".

Durante su intervención, Martínez recordón las históricas relaciones que unen Asturias con el mundo hispanohablante "cuya historia no se entiende sin los miles de hombres y mujeres que a lo largo de los siglos XIX y XX decidieron abandonar su tierra de origen en busca de un futuro mejor" en ciudades hispanoamericanas. Una cifra que hoy en día sitúa en 91.000 los asturianos asentados en América Latina, entre los nacidos en el Principado y, la mayoría, que ya son hijos y nietos de emigrantes. "Tenemos una deuda histórica con nuestros emigrantes", afirmaba.

En el ámbito empresarial, América Latina, recordó el consejero asturiano, es la zona "a la que más empresas asturianas venden sus productos, 660 de un total de 2.015 con actividad exportadora en nuestra región", consolidando de esta manera a los países hispanohablantes como un gran mercado potencial para esta región (las ventas el año pasado fueron de 403 millones de euros.

Y en ese papel de continuar intensificando las relaciones comerciales con América Latina enmarcó foros como el de Futuro en Español, "un proyecto al que auguro un largo y provechoso crecimiento como foro empresarial y de intercambio cultural entre España y América Latina con el español como emblema que nos une a todos. Espeo que ésta no sea la única vez que tengan a Asturias como anfitriona", deseó.

Gabo y la literatura

El acto inaugural dio paso a una interesante charla sobre el Gabriel García Márquez menos conocido. La protagonizaban Benjamín Lana, director editorial de Medios Regionales y Revistas de Vocento, y Jaime Abello, director general de la Fundación que lleva el nombre del reputado y recordado escritor y periodista. Abello habló del "espíritu emprendedor" de Gabo, de su gusto por "experimentar", del periodista desde la base, del Márquez como "mediador de la paz" y del "hombre de acción que sabía comer, beber, cantar, bailar, echar cuentos y que tenía relaciones con todo el mundo" que se unía al "contador de historias".

Una mesa redonda sobre La literatura como base de identidad latinoamericana ponía el broche de oro final a la jornada. Moderada por el escritor asturiano Ignacio del Valle, contó con la participación del chileno Luis Sepúlveda, del colombiano, fundador y director de la revista El Malpensante de Bogotá Mario Jursich y el peruano-venezolano Domenico Chiappe. Durante una hora hablaron del español, de las relaciones culturales, de potenciar a uno y otro lado del océano la literatura original. "Es maravilloso ver como nombramos las mismas cosas con diferentes palabras y nos entendemos", dijo Sepúlveda.

En un momento de la mesa, Del Valle lanzó una pregunta: "Cómo se mejoran los contactos entre escritores a una y otra orilla?". Luis Sepúlveda fue contundente: "El problema es político y es muy gordo. Trasciende la literatura. Vivimos en un sistema que no funciona". Por su parte, Chiappe aseguró que "El océano se cruza de manos de bibliotecarios y lectores".