Vuelo libre en el 'Fórmula 1' del aire

El prestigioso piloto de vuelo acrobático Juan Velarde, campeón de España y único representante español de la Red Bull Air Race, ofrece una clase magistral y una exhibición aérea en el aeródromo de Los Oteros para mostrar la precisión de su estilo y la depurada técnica en su Edge 540v2

Vuelo acrobático de Juan Velarde. / Sandra Santos
RUBÉN FARIÑASLeón

La cita estaba marcada en rojo por los amantes del vuelo acrobático. Decenas de personas acudieron al Aeródromo de los Oteros para disfrutar de un espectáculo de categoría mundial.

El campeón de España de 'freestyle', Juan Velarde, ha ofrecido una clase magistral de sus habilidades a bordo de su nuevo avión de competición, el Edge 540v2, con el que ha protagonizado diferentes figuras, se ha retorcido en el aire y ha compaginado su estilo libre con el acrobático clásico..

El único representante español en la prestigiosa prueba internacional Red Bull Air Race ha sido recibido por los alumnos de la Escuela de Pilotos Fly by School, a quienes aportó algunas pistas que le han llevado a ser un maestro del pilotaje acrobático.

«Es fundamental la preparación física y mental. Hay que visualizar lo que se va a hacer antes de cada vuelo porque luego hay poco tiempo para pensar; todo tiene que quedar planificado antes de subir y es clave la seguridad», ha matizado el piloto instantes antes de subirse a su 'buga'.

Ya en el aire, y montado en su particular Fórmula 1, el madrileño ha ofrecido todo tipo de piruetas. Desde loopins hasta picadas; descensos verticales y tornados, que levantaron los aplausos del público.

Técnica y habilidad

Una demostración de habilidad, técnica y estilo libre sólo al alcance de Juan Velarde. «Todo es pura técnica de vuelo, trabajo y entrenamiento para crear figuras precisas. Hay que tener siempre todo controlado en cada vuelto», ha explicado a leonoticias.

El aeródromo disfrutó durante un cuarto de hora de las acrobacias de este maestro del aire que a lomos de su nueva avioneta lograba sorprender en cada pase, con cada desprendimiento de humo y con su velocidad extrema de hasta 380 kilómetros por hora.

El Corte Inglés y la marca de relojes Hamilton hicieron posible una cita en el Rogelio Fernández que pilotos, personal de la Academia Básica del Aire y alumnos de Aeronáutica tardarán en olvidar.