Villahierro alcanza los 886 internos y sigue precisando de más funcionarios y una 'actualización'

Imagen de la prisión provincial, en Mansilla de las Mulas./
Imagen de la prisión provincial, en Mansilla de las Mulas.

La prisión leonesa mantiene dos módulos cerrados por obras y su capacidad real se sitúa en los 864 presos | «Seguimos precisando funcionarios de carrera porque los prácticos nos están salvando», aseguran fuentes penitenciarias

J.C.León

En la fiesta de Nuestra Señora de la Merced, patrona de patrona de las instituciones penitenciarias, 'balance de situación'.

El centro penitenciario de Villahierro, en la localidad leonesa de Mansilla de las Mulas, sigue precisando de funcionarios de carrera aunque ya no acusa la elevada saturación que llegó a alcanzar años atrás.

La situación hoy, reconocida por los propios representantes laborales, «ha mejorado, pero sin alcanzar aún el ideal que se precisa».

En Villahierro 886 internos cumplen su pena en la actualidad. La cifra es notablemente inferior a la capacidad real que puede llegar a tener este centro y que se encuentra fijada en los 1.008 presos.

Dos módulos cerrados por obras

Sin embargo, dos módulos de la prisión se encuentran en la actualidad cerrados y en reforma por lo que la capacidad real se encuentra en las 864 personas. «No estamos mal atendiendo a esas cifras, pero el nivel óptimo que tendría que tener el centro para atender a este número de internos no se alcanza», reconocen fuentes penitenciarias.

En la actualidad cumplen su turno laboral en las instalaciones de la prisión leonesa 430 funcionarios de carrera a los que se suman «medio centenar de prácticos». Precisamente la llegada de ese medio centenar de funcionarios de prácticas ha propiciado cierta «normalidad en los turnos, pero en ocasiones se olvida que son prácticos, luego no puede entenderse que tengan la misma capacidad que el funcionario de carrera y la realidad es que están asumiendo el papel total de un funcionario. Y eso no debería ocurrir», reconocen las mismas fuentes.

Balance positivo

A esa necesidad de contar con al menos otros 60 funcionarios de carrera para León se suma la urgencia en mantener una permanente actualización de las instalaciones. «Cuando las obras de esos dos módulos finalicen será necesario continuar con el resto. Hace 40 años que se abrieron las instalaciones y el cuidado en ellas desde luego no es el mismo que el que podemos hacer cada uno de nosotros en nuestra casa. Hay módulos en los que es muy visible ese paso del tiempo y se precisa de más inversión», se asegura.

Así el balance «es más positivo que en otras ocasiones, pero sin llegar a un nivel óptimo porque se siguen teniendo carencias importantes, especialmente en ese apartado del personal, y es necesario que sean corregidas».

Contenido Patrocinado

Fotos