El turismo rural en la provincia pierde un 9,62% en agosto y alcanza los 16.349 visitantes

Ruedas de carro en una instalación de turismo rural./
Ruedas de carro en una instalación de turismo rural.

Los turistas elevaron el número de noches de hotel en la provincia con una caída del 1,31% en pernoctaciones hasta las 46.640

ICALLeón

Las pernoctaciones en alojamientos de turismo rural crecieron un 10,03 por ciento en Castilla y León durante el pasado mes de agosto respecto al mismo periodo del año precedente, mientras que en el conjunto del país lo hicieron un 2,1 por ciento, hasta las 2,29 millones, según los datos de la Encuesta de Ocupación en Alojamientos Turísticos extrahoteleros hecha pública por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Asimismo, la Comunidad contabilizó un total de 324.182 pernoctaciones frente a las 294.643 del año precedente. También aumentó un 14,4 por ciento el número de viajeros, al pasar de los 92.277 a los 109.049. En todo el país se produjo un aumento del 5,98 por ciento hasta alcanzar los 613.097. Por comunidades, Castilla y León fue el destino preferido con el 17,6 por ciento de las pernoctaciones, seguida de Asturias (15,3 por ciento) y Cataluña (10,7 por ciento).

En ese sentido, estos alojamientos vieron ocupadas el 42,5 por ciento de las plazas, con un aumento del 0,5 por ciento respecto a agosto de 2017. El grado de ocupación en fin de semana se sitúa en el 47,8 por ciento, con una bajada anual del 10,2 por ciento. Islas Baleares alcanzó el mayor grado de ocupación, con el 68,6 por ciento de las plazas ofertadas. Por zonas turísticas, la isla de Mallorca es el destino preferido, con 169.861 pernoctaciones. La costa de Gipuzkoa presenta la mayor ocupación, del 82 por ciento de las plazas ofertadas.

La mayoría de los viajeros que llegaron el pasado mes de agosto a Castilla y León, un total de 96.837, fueron residentes en España y el número de extranjeros fue muy inferior (12.212). De esta manera, Castilla y León fue la que contabilizó mayor número de viajeros en turismo rural, seguida, aunque de lejos, por Cataluña, con 58.388 viajeros y Baleares (50.536). Sin embargo, la estancia media en la Comunidad se situó en 2,97 noches, en un ránking encabezado por Navarra (5,29), Canarias, con más de cinco noches, y por Andalucía, con 4,77, y por debajo de la media nacional, de 3,75 noches.

Durante el mes de agosto, Castilla y León ofreció un total de 32.931 plazas repartidas en 3.710 alojamientos rurales, el mayor dato a nivel nacional, que daban empleo a 5.198 personas. En el conjunto del Estado se ofertaron en el mismo periodo 172.107 plazas, a través de 17.596 establecimientos abiertos, que daban empleo a 27.453 personas.

Provincias

Por lo que respecta a los datos por provincias, la evolución de los viajeros resultó irregular en las diferentes provincias de Castilla y León. Disminuyeron un 9,62 por ciento en León, hasta los 16.349; un 5,85 por ciento en Valladolid, hasta los 5.339, y un 0,78 por ciento en Palencia, hasta los 5.866.

Por el contrario, los mayores aumentos se registraron en la provincia de Ávila con una subida del 37,2 por ciento hasta los 19.069; un 36,5 por ciento en Burgos, hasta los 16.580; un 23,26 por ciento en Salamanca, hasta los 13.285; un 17,43 por ciento en Segovia, hasta los 11.341; un 11,8 por ciento en Soria, hasta los 10.103 y un 10,05 por ciento en Zamora, hasta los 11.117.

Las pernoctaciones cayeron un 3,02 por ciento en Valladolid, hasta las 13.439; un 1,46 por ciento en Palencia, hasta las 20.941 y un 1,31 por ciento en León, hasta las 46.640. Sin embargo, aumentaron un 26,2 por ciento en Burgos hasta las 44.047; un 15,2 por ciento en Segovia, hasta las 30.811; un 15,06 por ciento en Salamanca, hasta las 37.632; un 14,11 por ciento en Ávila, hasta las 63.428; un 10,5 por ciento en Zamora, hasta las 28.555 y un 5,9 por ciento en Soria, hasta las 38.689.

En cuanto a los apartamentos turísticos, Castilla y León registró en agosto 1.432 apartamentos, que ofertaban 6.317 plazas y daban empleo a 594 personas. Además, la Comunidad recibió a 27.210 viajeros (23.072 de ellos, españoles), que realizaron 78.993 pernoctaciones, con una estancia media de 2,9 días.

En cuanto a los campings, Castilla y León recibió en julio a 93.348 viajeros (70.329 de ellos, españoles), con 269.946 pernoctaciones, con una estancia media de 2,89 días. La Comunidad contó en ese periodo con 96 establecimientos de ese tipo abiertos, que ofertaron 12.955 parcelas con 40.094 plazas estimadas, con una ocupación por parcelas del 33,41 por ciento (37,74 por ciento en fines de semana), y dando empleo a 467 personas.

Y respecto a los albergues, Castilla y León contó con 24 abiertos en ese periodo, que incluyen 2.242 plazas estimadas y daban empleo a 184 personas. El grado de ocupación fue del 22,63 por ciento (26,31 por ciento en fines de semana), y el total de viajeros recibido fue de 3.414, que realizaron 15.726 pernoctaciones con una estancia media de 4,61 días.