Los trabajadores de Vestas se encierran al grito de «huelga, huelga, huelga»

Uno de los trabajadores observa a sus compañeros durante el encierro.

Un grupo de empleados de la factoría inician un encierro en la Oficina Territorial de Trabajo con el fin de evitar el desmantelamiento de las líneas de producción

RUBÉN FARIÑASLeón

Para los trabajadores no queda otra solución posible. La plantilla de Vestas se ve al filo de lo que se consideran «medidas desesperadas'» y todo porque la situación ha llegado a un punto límite.

La factoría del Polígono de Villadangos va camino de su desmantelamiento. Adiós a las líneas de producción, a todo el empleo y por supuesto al futuro de más de 500 empleos.

La protesta

De ahí que este jueves, y al grito de «huelga, huelga, huelga» un grupo de trabajadores haya decidido iniciar un encierro en la Oficina Territorial de Trabajo con el fin de evitar el desmantelamiento de las líneas de producción.

«No queda otra solución. Quieren acabar con la fábrica y con el empleo», se ha advertido en la línea de las protestas desarrolladas a lo largo de las últimas jornadas con el fin de llamar la atención sobre su situación laboral.

Es un nuevo paso. Una nueva reacción. Una nueva fase en su lucha por defender su puesto de trabajo. Tres operarios de Vestas han dejado «a nuestras familias en casa» para intentar evitar que la gente que les aclamaba en la calle «tenga que marcharse de León y dejar aquí a sus familias».

Los trabajadores, durante el encierro de este jueves.
Los trabajadores, durante el encierro de este jueves.

«Hay que hacer fuerza y que la empresa entre en razón, necesitamos trabajo; somos la mejor factoría del grupo y no queremos que la empresa desaparezca», ha afirmado Pablo Martínez, de UGT.

Los trabajadores insisten en que es una cuestión de costes y de querer ganar hasta el último céntimo. Además, critican la actitud de la Junta de Castilla y León quien «nos deja claramente de lado, hablamos con representantes y son respuestas vagas y tienen muy poca predisposición».

La huelga sigue, el encierro será indefinido. El grito de «huelga, huelga, huelga» seguirá resonando para que los operarios de Vestas se hagan oír.

Son la línea más rentable, de más calidad y segura del grupo. No pueden competir con los salarios chinos pero lucharán hasta el final y donde sea porque León mantenga el viento renovado de su empresa.

Plan de viabilidad

Según explica el representante del comité de empresa de UGT, Francisco Romero, aún se desconoce el número de días que durará el encierro, pero es una medida provocada ante la mala situación en la que se encuentran las negociaciones con la empresa danesa, después de reunión mantenida ayer con directivos de la misma en la que «las negociaciones volvieron a la situación del inicio».

Lo que pretende la plantilla, en huelga desde la pasada semana y previsiblemente hasta el día 4 de agosto, es «asegurar un plan de viabilidad hasta el año 2019», ya que mientras que la empresa aseguraba que no se producirían despidos colectivos hasta ese año, «en la reunión de ayer ya se establecían incluso para este mismo 2018», apuntó Romero.

El representante del comité de empresa señaló que está prevista una nueva reunión con la empresa para el próximo lunes, en la que se busca «asegurar que en 2018 y 2019 no se produzcan despidos colectivos por causas económicas o de producción», para lo que proponen «herramientas como indemnizaciones, prejubilaciones o incluso la posibilidad de realizar algún tipo de expediente de regulación de empleo».

Elemento residual

La multinacional danesa mantiene en el Polígono de Villadangos una de sus mejores factorias hasta el momento en la que la productividad, los bajos incidentes y la capacidad de trabajar en diferentes productos y líneas a la vez les ha convertido en referente de la firma.

Los trabajadores de la factoría seguirán luchando y llegarán «a la huelga indefinida si fuese necesario» mientras Vestas no se siente a negociar y garantice los puestos. Una factoría que durante años destacó por ser la fábrica más competitiva y referente de la firma y que actualmente parece abocada al cierre, «hemos pasado de ser la fabrica más competitiva a algo residual», también se ha advertido.

Contenido Patrocinado

Fotos