Santa Marina del Rey ha destinado 3.600 euros al fomento de la natalidad en 2018

Santa Marina del Rey ha destinado 3.600 euros al fomento de la natalidad en 2018

Cada nacimiento o adopción percibió 500 euros, con extra en caso de niños con discapacidad o de familia numerosa | El objetivo es «fijar población en el medio rural»

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

El Ayuntamiento de Santa Marina del Rey ha concedido 3.600 euros en ayudas para el fomento de la natalidad el pasado año 2018 en busca de fomentar «la permanencia en el mundo rural, fomentando la natalidad, conciliando la vida personal, familiar y laboral, facilitando el acceso a los recursos y en definitiva, mejorando así la calidad de vida de nuestras familias».

La ordenanza para el fomento de la natalidad fue publicada en el BOP de 26 de febrero y como requisitos principales que deben tener los beneficiados para su concesión son que uno de los progenitores se encuentre empadronado en el municipio de Santa Marina del Rey, con una antelación mínima de doce meses a la fecha del parto o de la adopción.

«El compromiso de toda la unidad familiar de estar empadronados al menos un periodo mínimo de tres años desde el nacimiento o adopción, con residencia efectiva; amén de otros requisitos», asegura el alcalde de Santa Marina del Rey, Francisco Javier Álvarez.

La cuantía de la ayuda es de 500 euros euros por nacimiento o adopción. Si el recién nacido o adoptado tiene alguna discapacidad, la cuantía se incrementa en 250 euros. Si el recién nacido o adoptado tiene hermanos empadronados anteriormente en Santa Marina del Rey, se sumará la cantidad de 100 euros por cada uno de ellos, hecho que la distingue de otras ordenanzas municipales.

El alcalde, Francisco Javier Álvarez, calificó la ordenanza de «novedosa e innovadora, porque a la vez que se ayuda a los progenitores en los gastos que tienen con el recién nacido o adoptado, se les premia por los hijos tenidos anteriormente, sin límite de edad».

Sin duda alguna, el presupuesto del Ayuntamiento de Santa Marina del Rey, sigue siendo «eminentemente social con el fin de contribuir a que las familias fijen su residencia en el mundo rural, disponiendo de unos servicios dignos que favorezcan su calidad de vida».