La reserva de agua en Barrios de Luna cae hasta el 7%

Imagen del pantano de Barrios de Luna.

Los embalses gestionados por la CHD están al 26,7% | El pantano de Barrios de Luna, con el 7%, presenta la peor situación

LEONOTICIASLeón

Los embalses gestionados por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) se encuentran al 26,7 por ciento de su capacidad, casi 30 puntos por debajo de sus niveles el año pasado y 25 en relación con la media de los 10 años anteriores. Así, actualmente las 18 infraestructuras que administra el organismo de cuenca -utilizados para abastecimiento y regadío- almacenan 768,3 hectómetros cúbicos de los 8.877,3 posibles, cuando hace 12 meses la cantidad ascendía a 1.587,2, por encima del doble, según información del citado organismo recogida por Ical.

La reserva hidráulica, según los datos aportados por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, difiere bastante si se tienen en cuenta los embalses de producción energética, gestionados por iniciativa privada, ubicados en el oeste de la Comunidad, en las provincias de Zamora y Salamanca. Con embalses tan importantes como Aldeadávila, al 87,2 por ciento, Almendra, al 41,4 -uno de los más grandes de España- o Saucelle, al 96 por ciento. De este modo, el agua embalsada se eleva al 35,6 por ciento, con 2.673 hectómetros cúbicos, la mitad que el pasado año.

En este sentido, entre los embalses de la CHD que presentan la peor situación se encuentra el pantano leonés de Barrios de Luna, al siete por ciento, con 21,6 hectómetros cúbicos embalsados y un escenario que se asemeja a una imagen marciana, muy por debajo de los 129,9 hectómetros del pasado año en esta misma semana. El resto de las infraestructuras leonesas tampoco se salva. Riaño se encuentra al 18,7 por ciento, con 121,7 hectómetros, cuando el año pasado estaba a la mitad; Porma, con el 19,8 por ciento y 21,6 hectómetros cúbicos; y Villameca, al 19,1 por ciento y sólo 3,8 hectómetros.

Los embalses del sistema del Pisuerga, en Palencia, rondan también situaciones muy preocupantes. Aguilar está al 11,3 por ciento de su capacidad (27,9 hectómetros cúbicos), La Requejada, al 14,8 (9,6) y Cervera, al 62,2 por ciento, si bien se traduce únicamente en 6,2 hectómetros cúbicos, ya que se tamaño es menor. En el sistema del Carrión la situación no es mucho mejor: Camporredondo, al 18 por ciento, y Compuerto, al 20,4, muy por debajo ambos de los niveles de 2016.

El embalse de Las Cogotas, en Ávila, se encuentra al 35,1 por ciento de su capacidad, con 20,7 hectómetros, diez menos que un año antes; La Cuerda del Pozo, en Soria, al 31,6 por ciento (78,7 hectómetros cúbicos), cien hectómetros menos; mientras que los segovianos de Linares del Arroyo y Pontón Alto esconden diferencias debido a su capacidad total. Mientras el primero, de mayor tamaño, está al 30,9 por ciento, con 16,8 hectómetros, el segundo se encuentra al 71,6 por ciento, pero con sólo 5,3 hectómetros.

En Burgos, Arlanzón almacena un 60,4 por ciento de los 22 hectómetros cúbicos que puede albergar, es decir, 13,3; mientras que Úzquiza está al 38,5 por ciento, con 28,9 hectómetros en total, 20 menos que en agosto de 2016.

Por último, en Salamanca, el embalse de Santa Teresa, en el sistema del Tormes, cuenta con 263,3 hectómetros, el 53,1 por ciento; mientras que en la otra cara de la provincia, el del Águeda almacena 5,4 hectómetros, una cuarta parte de su capacidad; y el de Irueña, al 45,8 por ciento, con 50,4 hectómetros. En los tres casos, por debajo de los niveles del año pasado y de la media del último decenio.