UGT protesta este miércoles por «otro acuerdo incumplido»: los discontinuos de incendios

UGT protesta este miércoles por «otro acuerdo incumplido»: los discontinuos de incendios

Unos 740 trabajadores están afectados por estos contratos fijos discontinuos, que tienen contratos que van de tres a doce meses, y que deben «servir para fijar población en el medio rural»

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

El sindicato UGT ha convocado una concentración este miércoles 9 de octubre frente a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente en Valladolid por el que consideran otro acuerdo incumplido del nuevo gobierno después del de las 35 horas, el que afecta a los fijos discontinuos del operativo de incendios.

En rueda de prensa, el secretario general de la Federación de Servicios Públicos de la UGT en Castilla y León, Tomás Pérez, ha argumentado la medida en la precariedad de este operativo, con unos 740 trabajadores afectados, que tienen contratos que van de tres a doce meses, y que deben servir para fijar población en el medio rural.

El 70 por ciento son interinos, les falta formación y carecen de los medios de protección individual requeridos, ha sostenido Pérez, quien ha anunciado que no renuncian a ir por la vía judicial si la Junta no cumple con el acuerdo 2018-2020 para dar más estabilidad al sector y que los contratos de tres meses pasen a seis, los de medio año a nueve meses y los de nueve a un año. «Tienen la espalda muy ancha», ha sostenido Pérez respecto a ese incumplimiento.

El secretario de administración autonómica de la FESP de la UGT regional, Julio César Martín, ha explicado que además reclaman una Ley del Fuego, el reconocimiento de esos trabajadores como bomberos forestales, que tengan los equipos de protección individual que requieren, y no sólo mascarillas para partículas en suspensión, o que las torretas de vigilancia cuenten con elementos como agua o un servicio.

De esas condiciones ha dado cuenta uno de los fijos discontínuos del operativo de Palencia, y miembro de UGT, Juan Antonio Azpeleta, quien ha pedido acabar con la precariedad y temporalidad en la que llevan instalados desde hace décadas y que el servicio sea totalmente público, frente al modelo mixto con el sector privado que funciona en la actualidad.

Pérez ha incidido en esas condiciones de los trabajadores de las torretas de vigilancia, en torno a 150 en la comunidad, que en muchos casos dedican veinte minutos para llegar a la misma ya que el terreno impide hacerlo en un vehículo, y para acceder al lugar tienen que llevar su propio medio de transporte.

Ello en condiciones precarias, como la torreta que está en la zona del Espigüete, en Palencia, donde han tenido que pintar las piedras de acceso a la torreta para poder llegar los días de niebla, ha destacado.