Prisión por golpear con una escoba a su suegro y restringirle las comidas y las salidas de casa en Villarroañe

Juzgados de León. /
Juzgados de León.

La mujer será juzgada con su pareja, que agredió a su padre y le amenazó con «colgarle por una cuerda» | Los dos se enfrentan a tres años de cárcel y una orden de alejamiento de cinco años

Leonoticias
LEONOTICIAS Villarroañe

El Juzgado de lo Penal nº2 de León juzgará el 25 de marzo a las 11:00 horas a un varón que se enfrenta a tres años de cárcel por maltratar física y psíquicamente a su padre con el que residía en compañía de su pareja, también acusada. La pareja niega los hechos y pide su libre absolución.

El acusado y su pareja residían desde octubre del 2016 en la vivienda de su padre en Villarroañe hasta septiembre de 2017. Tiempo en el que, según el Ministerio Fiscal, la pareja de manera reiterada y con intención de quebrantar la salud psíquica, maltrataron verbal y físicamente al propietario de la vivienda.

En una ocasión, la acusada a golpearle con el palo de una escoba mientras que su hijo le propinaba tortazos en la cara y le amenazaba con colgarle «yo te preparo la cuerda».

Asimismo y a pesar de que el padre era el único que tenía ingresos económicos, le restringían la comida, llegando a un estado de leve mal nutrición, así como las salidas de la vivienda y la relación con los vecinos, conminándole a trabajar en casa cargando con ladrillos o bloques para pequeñas obras, teniendo todos los actos el ánimo denigrante y vejatorio.

Finalmente, el 28 de septiembre los acusados le encerraron durante tres horas dentro de un bodega donde le habían dejado para que colocase leña mientras que la pareja se ausentó de la vivienda, impidiendo así que el varón pudiese entrar su propia propiedad.

La Fiscalía entiende que los hechos son un delito de violencia psíquica y física en el ámbito familiar y un delito de coacciones, solicitan para cada uno de los acusados tres años de cárcel así como la prohibición durante cinco años de comunicarse y acercarse a menos de 500 metros al padre y suegro, respectivamente.