UGT ve «postureo» en la foto de la consejera de Sanidad probando los menús y la compara con el baño de Fraga en Palomares

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, visita el Bierzo y mantiene varias reuniones con responsables y representantes del sector sanitario./César Sánchez
La consejera de Sanidad, Verónica Casado, visita el Bierzo y mantiene varias reuniones con responsables y representantes del sector sanitario. / César Sánchez

El sindicato pide a la Consejería que corte de «una vez por todas y de raíz el problema»

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

UGT criticó este viernes la imagen «obscena» y de «postureo» protagonizada por la consejera de Sanidad, Verónica Casado, al fotografiarse probando los menús para los sanitarios de guardia con la protagonizada por el ministro «franquista» Manuel Fraga, cuando se bañó en Palomares «desafiando la realidad». Por ello, el sindicato le pidió que corte de «una vez por todas y de raíz el problema».

En un comunicado, el sector de Sanidad de la FeSP de UGT Castilla y León explicó que la licitación del servicio de manutención al personal que realiza atención continuada en Atención Primaria y al personal de Emergencias fue adjudicada a la única empresa que se presentó, Eurest Colectividades SL, dada las características del pliego que para el sindicato impedía en la práctica el acceso a pequeñas empresas locales.

«Nos encontramos con que tanto la 'comida' suministrada como las explicaciones las dan Vitarest y las Hermanas Hospitalarias de Palencia que, a fecha de hoy, desconocemos qué relación tienen con el contrato firmado por la Consejería», señalan.

Asimismo, UGT rechazó la excusa de que las etiquetas con la fecha de caducidad estaban mal puestas y añadió que las explicaciones de Viarest ocultan la «obligación» del «in vigilando». «A día de hoy siguen llegando productos mal etiquetados a los centros de trabajo», añadieron.

«El desprecio que por parte de la Consejería de Sanidad y del vicepresidente de la Junta reflejan sus declaraciones, catalogando de «incidentes» a lo acaecido con el servicio de manutención o, más aún, ninguneando las quejas sobre la calidad y el nulo carácter saludable de los menús tienen su colofón con la foto de la vergüenza ajena referida: un burdo movimiento propagandístico para tratar de dar normalidad a lo que no lo es», indicaron.

Igualmente, indicaron que «la comida fraternal» se produce en una base de Emergencias, que fueron los olvidados de la nota de prensa exculpatoria de la Consejería del día 14. Por otro, que se produce con trabajadores próximos a Cs, lo que «reviste a un más el gesto de hipocresía y cobardía».

Finalmente, UGT exigió a Sanidad que deje de «mirar para otro lado» porque lo único que hace es «incrementar el malestar» de los profesionales. «El postureo, en vez de apaciguar, echa más leña a un fuego que corre el riesgo de declararse incontrolable», concluyó.