Las pernoctaciones en turismo rura en la provincia sufren una fuerte caída en julio del 22%

Las pernoctaciones en turismo rura en la provincia sufren una fuerte caída en julio del 22%

León es la única provincia de la Comunidad que cae en número de viajeros y en pernoctaciones rurales

ICAL

Las pernoctaciones en alojamientos de turismo rural cayeron en la provincia de León durante el mes de julio un 22%, llegando hasta las 23.031, siendo la única provincia de Castilla y León en la que ha caído este dato.

Sucede igual con el número de viajeros, que ha descendido un 6,7% en León, llegando a los 10.059 viajeros.

En Castilla y León, las pernoctaciones en alojamientos rurales crecieron en un 1,8 por ciento durante el pasado mes de julio respecto al mismo periodo del año precedente. Según los datos de la Encuesta de Ocupación en Alojamientos Turísticos extrahoteleros hecha pública este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), Castilla y León contabilizó en julio un total de 185.953 pernoctaciones frente a las 182.697 del año precedente, pese a lo cual se contrajo el número de viajeros, desde los 78.421 del año anterior a los 78.354 de este ejercicio.

A nivel nacional, en los alojamientos de turismo rural se ocuparon el 28,7 por ciento de las plazas, y el grado de ocupación en fin de semana se situó en el 44,53 por ciento, mientras que en Castilla y León esos guarismos quedaron fijados en un 18,2 por ciento de ocupación de las plazas, que aumentó hasta el 38,4 por ciento en los fines de semana. La Comunidad sigue siendo el principal referente en turismo rural en España, al albergar el 16,7 por ciento de las pernoctaciones contabilizadas en todas las autonomías, por delante de Asturias (16 por ciento), Cataluña (9,4 por ciento) y Cantabria (8,4 por ciento).

La mayoría de los viajeros que llegaron el pasado mes de julio a Castilla y León, un total de 78.354, fueron residentes en España (70.483) y el número de extranjeros fue muy inferior (7.871). De esta manera, Castilla y León fue la que contabilizó mayor número de viajeros en turismo rural, seguida, aunque de lejos, por Cataluña, con 49.680 viajeros y Baleares (48.707). Sin embargo, la estancia media en la Comunidad se situó en 2,37 noches, en un ránking encabezado por Canarias, con casi cinco noches, y por Andalucía, con 4,52, y por debajo de la media nacional, de 3,2 noches.

Durante el mes de julio Castilla y León ofreció un total de 32.861 plazas repartidas en 3.703 alojamientos rurales, el mayor dato a nivel nacional, que daban empleo a 5.166 personas. En el conjunto del Estado se ofertaron en el mismo periodo 172.253 plazas, a través de 17.613 establecimientos abiertos, que daban empleo a 27.143 personas.

Provincias

Por lo que respecta a los datos por provincias, la evolución de los viajeros resultó irregular en las diferentes provincias de Castilla y León. La única donde se redujo fue León, donde registró una caída del 6,7 por ciento hasta los 10.059 viajeros. Por el contrario, el mayor aumento se cifró en Salamanca, con un 27,8 por ciento más que doce meses atrás (10.002 viajeros), seguida por Burgos, con un 19,8 por ciento (10.161); Valladolid, con un 15,8 por ciento (4.370); Ávila, con un 14,8 por ciento (15.409); Soria, con un 10,2 por ciento (7.594 viajeros); Zamora, con un 6,2 por ciento más (7.365); Segovia, con un 4,6 por ciento (9.701); y Palencia, con apenas un 0,6 por ciento más (3.693 viajeros).

Irregular fue también el comportamiento en el número de pernoctaciones, que de igual modo solo registró descensos en la provincia de León, donde bajó un 22 por ciento hasta las 23.031. Sin apenas variaciones se quedaron Zamora (con un 0,2 por ciento más hasta las 15.895) y Soria, con un 0,5 por ciento más hasta las 19.458). Por el contrario, los mayores aumentos se registraron en la provincia de Segovia, con un 14,8 por ciento más (hasta las 21.534); seguida por Burgos, con un 12,4 por ciento (24.640); Salamanca, con un 8,3 por ciento (23.226); Valladolid, con un 4,3 por ciento (7.896); Ávila, con un 4,2 por ciento (39.074); y Palencia, con un 4,1 por ciento (11.200).

En cuanto a los apartamentos turísticos, Castilla y León registró en julio 1.444 apartamentos, que ofertaban 6.470 plazas y daban empleo a 601 personas. Además, la Comunidad recibió a 22.320 viajeros (17.893 de ellos, españoles), que realizaron 57.136 pernoctaciones, con una estancia media de 2,56 días.

En cuanto a los campings, Castilla y León recibió en julio a 72.451 viajeros (53.879 de ellos, españoles), que desarrollarone n la Comunidad 181.117 pernoctaciones, con una estancia media de 2,95 días. La Comunidad contó en ese periodo con 95 establecimientos de ese tipo abiertos, que ofertaron 13.124 parcelas con 40.630 plazas estimadas, con una ocupación por parcelas del 30 por ciento (37,3 por ciento en fines de semana), y dando empleo a 445 personas.

Y respecto a los albergues, Castilla y León contó con 29 abiertos en ese periodo, que incluyen 2.666 plazas estimadas y daban empleo a 325 personas. El grado de ocupación fue del 48,4 por ciento (53,3 por ciento en fines de semana), y el total de viajeros recibido fue de 6.970, que realizaron 40.006 pernoctaciones con una estancia media de 5,7 días.

Temas

León

Contenido Patrocinado

Fotos