Ocho osas y 14 esbardos en León

Una osa y su cría./Gráfico
Una osa y su cría.

Los datos ratifican la buena salud de la población osera en la Cordillera Cantábrica | En 2017 se contabilizaron 41 hembras con un total de 73 crías en la montaña de la Cordillera

EUGENIA GARCÍALeón

Es el emblema natural de la Cordillera Cantábrica, su especie más representativa. Y está de enhorabuena. Han quedado atrás aquellos tiempos en que se consideraba una alimaña al oso pardo, hoy una especie protegida cuyo número no ha hecho más que aumentar desde la década de los 90 del siglo pasado.

Los datos ratifican la buena salud de la población osera en Asturias, en particular, y en la Cordillera, en general: en 2017 se contabilizaron 41 hembras con un total de 73 crías, es decir, una osa y seis crías más que el año anterior.

En León

«Estos resultados confirman la consolidación e incremento de la población osera en el sector occidental y también un ligero aumento en el sector oriental», celebró esta mañana el director general de Biodiversidad, Manuel Calvo, durante la presentación del censo de osas con crías nacidas el año pasado.

De las 41 osas con 73 crías localizadas, en la zona occidental de Asturias fueron detectadas 27 osas y 50 esbardos, y en el oeste de León, ocho hembras y catorce crías. En cuanto a la población oriental, que comprende Cantabria, Palencia y el este de León, se contabilizaron seis hembras y nueve oseznos.

De 230 a 270 animales

En cuanto a la estimación global de la población osera, para la cual se utilizan técnicas como el seguimiento directo, estudios genéticos de restos o sistemas de captura de pelo, se estima que la población de oso pardo en la Cordillera Cantábrica se sitúa en una horquilla de 230 a 270 ejemplares, de los cuales entre 190 y 230 corresponderían a la subpoblación occidental y al menos 40 a la oriental.

Contenido Patrocinado

Fotos