El mirador oculto de Valdeón

Tras conocer la Farfada, leonoticias sigue descubriendo nuevas rutas por la vertiente leonesa, desconocidas a la par que hermosa | La Vega Arestas ofrece unas vistas únicas del valle e invitar a dejarse atrapar por la magia que desprenden los Picos de Europa

Vistas de Cordiñanes de Valdeón desde Vega Arestas. / A.C.
A. CUBILLAS
A. CUBILLASValdeón

Con motivo del centenario de Picos de Europa, desde leonoticias seguimos descubriendo la vertiente leonesa.

Lo hacemos a través de sus rutas, en su muchas ocasiones desconocidas, y sin embargo mágicas, que envuelven.

Si la semana pasada os descubríamos la Farfada ,hoy nos trasladamos directamente hasta Vega Arestas. Un lugar que invita a reflexionar, a pensar, a sentir.

El silencio es embriagador y tan sólo se rompe por el ruido del agua del pilón o el sonido del viento chocando contra las robustas peñas.

Zona tradicional de pastoreo, hoy es un rincón apenas conocido, aunque el paso de la carrera Trasnvaldeonica ha permitido su puesta en valor.

Si hermoso es subir más aún es el descenso, con la mirada puesta en el lejano Collado Jermoso, emblema del valle, de los Picos.

Porque si por algo se diferencia esta ruta de otras es por las espectaculares vistas que permite avisar durante todo el trayecto.

A la izquierda, los montes de Corona y Cordiñanes envueltos entre las inmensas moles macizas; a la derecha una imagen única de las localidades de Los Llanos, Posada, Prada y Santa Marina.

Unas vistas imposibles desde cualquier otro rincón, en una ruta de apenas desnivel y de dificultad baja, con una duración media de una hora y que está a la espera de ser descubierta, para encandilar, para enamorar.

Contenido Patrocinado

Fotos