Gradefes vive para San Blas

La localidad ha celebrado su ya tradicional Feria de San Blas

Una de las cabras del concurso exposición. / I. G. Barquín/Sandra Santos
SANDRA SANTOSGradefes

«Si vas a San Blas, me traes un sanblasín, ni muy grande ni muy chiquitín». Así reza el dicho popular que más se ha pronunciado en la mañana de este domingo en Gradefes. La localidad leonesa se ha vestido de fiesta y ha hecho frente al frío para celebrar su ya tradicional feria de San Blas que este año festeja su XXIII edición del concurso exposición de ganado ovino, caprino, equino, vacuno y canino y su cuarta feria agroalimentaria «Comarca de Rueda»

Durante todo el día se han dado cita los mejores ejemplares de cada especie en una feria que ya, como apunta el alcalde de la localidad Amador Aller, es un referente a nivel provincial, «es importante para los comercios, para los bares, para toda la zona. Y es mantener la tradición de San Blas que fue probablemente la feria más importante que hubo hace 50 años en la provincia en estas fechas»

Una feria que ha contado con la presencia de centenares de personas venidas de toda la provincia y que han podido disfrutar de vacas, caballos, burros, bueyes, ovejas, cabras o mastines, todos ellos, animales fundamentales para una provincia eminentemente ganadera.

El subdelegado del Gobierno, Faustino Sánchez, también acudió a esta inauguración y puso de manifiesto la necesidad de mantener este tipo de tradiciones que suponen un gran esfuerzo por parte de los ayuntamientos y de los ganaderos «es hacer patente que hay gente todavía que trabaja, que quiere vivir en el pueblo, vivir del campo y además hace un esfuerzo enorme y esto es muy importante, muy esencial, no se debe perder el espíritu ganadero de León»

Entre todos estos animales han sido fundamentalmente dos los que han acaparado todas las miradas de los vecinos y turistas que se acercaron hasta Gradefes. El mastín y el perro leonés de pastor han sido los protagonistas de las miradas y los flashes de las cámaras. Y es que ambas razas nacieron para cuidar y proteger al ganado.

Una jornada festiva que se completó con una eucaristía y veneración de la reliquia de San Blas, un pasacalles musical, la entrega del premios del concurso de ganado y una degustación en la que no faltaron los mejores productos leoneses como la cecina de chivo, la morcilla o el chorizo.

Una feria que inaugura el calendario agroalimentario de la provincia y que pone de manifiesto la necesidad de seguir manteniendo estas tradiciones.