Los funcionarios de la cárcel de León endurecen su protesta y no permiten relevos ni diligencias

Funcionarios de prisiones, este lunes, ante el centro penitenciario de Villahierro./
Funcionarios de prisiones, este lunes, ante el centro penitenciario de Villahierro.

La plantilla de Villahierro, en el marco de la huelga a nivel nacional, da un paso al frente en su protesta y 'bloquea' el centro penitenciario

LEONOTICIASLeón

Ni relevos, ni diligencias. Los funcionarios de la prisión de Villahierro, en León, han endurecido este lunes su protesta en el marco de la tercera jornada de huelga en instituciones penitenciarias.

Un paso al frente reivindicativo que se enmarca en la política sindical emprendida en las últimas horas y que pasaba por radicalizar la protesta hasta que la misma se hiciera visible y tuviera consecuencias efectivas en el normal funcionamiento de los centros.

«No nos movemos de aquí hasta que no nos eche la Guardia Civil», han asegurado los funcionarios este lunes dispuestos a bloquear por completo Villahierro.

Los funcionarios de la prisión de Villahierro en León han llegado así a la tercera de las seis jornadas de huelga general convocadas por los sindicatos CC OO, Acaip, Csif y UGT.

Insituciones Penitenciarias

El motivo que ha llevado a esta huelga ha sido «la ruptura a nivel nacional de las negociaciones que se estaban llevando a cabo con la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias tras 18 meses de movilizaciones». Es por ello que llaman a la participación de los 400 trabajadores de la plantilla de Prisiones en León, una plantilla que precisaría según aseguran de 150 efectivos más.

La convocatoria de huelga se produce tras la falta de concreción de una oferta económica que satisfaga las necesidades del colectivo. «El Ministerio del Interior ofreció este mes una subida media de 375 euros lineales al conjunto de la plantilla de Prisiones, que se haría efectiva a lo largo de 2019, 2020 y 2021 (una oferta global de 122.646.399 euros), aunque esta oferta ha sido retirada porque la partida económica no ha sido autorizada», informó el sindicato Csif. Los convocantes hacen un llamamiento al ministro Grande-Marlaska, quien «todavía está a tiempo» de sentarse a negociar con los sindicatos para desbloquear este conflicto laboral, que se prolonga desde hace más de un año.

Falta de seguridad

Los funcionarios denuncian no haber llegado a un acuerdo salarial, así como esgrime la escasez de personal, la falta de seguridad que sufren los funcionarios de prisiones y el incremento continuo de las agresiones. Los paros afectan al régimen habitual de comunicaciones de los internos con el exterior y a las actividades socioculturales habituales que tienen lugar en los centros penitenciarios.

La parte sindical critica, por último, que los servicios mínimos son «claramente abusivos» en casi todos los centros y asegura que estos ya han sido recurridos.