Fomento licita el cambiador de ancho que llevará el AVE hasta Campomanes

Plataforma en Campomanes. /Jesús Manuel Pardo
Plataforma en Campomanes. / Jesús Manuel Pardo

La instalación y los remates en la variante de Pajares reducirán en más de 45 minutos el viaje en tren a Madrid para el año 2020

R. MUÑIZ | LEONOTICIAS Gijón | León

Paso clave para terminar la variante de Pajares. El Ministerio de Fomento, a través de la empresa pública Adif Alta Velocidad, acaba de aprobar la licitación del cambiador de ancho de Campomanes y el montaje de vías entre este punto y la estación de Pola de Lena. La luz verde la dio el consejo de administración reunido en los últimos días, con un precio de salida de 19,1 millones (IVA incluido) y un plazo de ejecución de diez meses.

El encargo marca un punto y aparte en los pedidos que está realizando la administración para culminar la variante de Pajares. Desde marzo van nueve grandes licitaciones de obras y suministros, con una inversión inicial de 106,7 millones. Adif Alta Velocidad está seleccionando o tiene pendiente de formalizar los contratos con quienes aportarán el carril, las traviesas, los desvíos ferroviarios y montarán la vía. Los seis primeros trabajos fueron licitados bajo la presidencia de Mariano Rajoy y los tres últimos con Pedro Sánchez en el Gobierno. Hay, por tanto, continuidad en los proyectos y todas las faenas tienen plazos de entrega de quince meses como mucho.

Esos márgenes, que se recogerán en los contratos, llevaron a Sánchez a comprometerse la semana pasada ante el presidente asturiano, Javier Fernández, «a la finalización de los túneles del AVE que conectarán Asturias y Madrid en 2020, la apertura del tráfico mixto de viajeros y mercancías en la variante de Pajares», según el comunicado oficial de Moncloa. De conseguirlo, el tren tardaría como poco 45 minutos menos en unir Sanz Crespo y Chamartín. Al ahorro de tiempo cabe sumarle los alrededor de 25 minutos que evitará el Alvia cuando terminen las obras para suprimir el 'fondo de saco' de León. Los trabajos en la provincia vecina avanzan a buen ritmo, empezando a mostrar los grandes óculos que darán luz al andén subterráneo, y la previsión es que ese soterramiento culmine a finales de año.

El cambiador, unido al montaje de las vías en ancho mixto e internacional desde León, prolonga hasta el concejo de Lena la línea de alta velocidad. La instalación permite que al pasar por ella los ferrocarriles vean sus ruedas desplazadas para adaptarse a la red ferroviaria interna de Asturias (que está en ancho ibérico, es decir, con los carriles a una distancia de 1.668 milímetros) o a la de la línea de alta velocidad (que se monta a 1.435). La operación se libra en pocos minutos, sin que el tren deba detenerse.

Ubicación resuelta

En un principio la idea era poner la instalación cerca de la estación de Pola de Lena, pero la proximidad de la ladera apenas deja espacio para hacerlo con seguridad. Por ello su ubicación se adelante, aprovechando la plataforma ejecutada a la altura de Campomanes, lugar en el que también irá un puesto de adelantamiento y estaciones de trenes (PAET), esto es, un apartadero para que los mercancías dejen paso a los servicios de pasajeros.

El contrato en licitación incluye el montaje de cerca de dos kilómetros de vía en ancho internacional y otros tantos en ancho ibérico, anteriores al cambiador de Campomanes. De ahí hasta la estación de Lena irían 7,8 kilómetros de doble vía en ancho convencional. El contratista deberá también ejecutar la solera del túnel de Teso, que pilla en el tramo y llevará vía en placa. El resto será vía sobre balasto.

 

Fotos