Fomento corta dos días el tráfico ferroviario entre León y Asturias por el riesgo de desprendimientos

Imagen de un tren de mercancías dañado por la caída de una roca./
Imagen de un tren de mercancías dañado por la caída de una roca.

La presencia de rocas a punto de desplomarse sobre la rampa fuerza una obra de urgencia

RAMÓN MUÑIZLeón | Gijón

El Ministerio de Fomento, a través de Adif, ha decidido cortar el tráfico ferroviario entre Asturias y la meseta desde las 16.25 horas de esta tarde. El motivo es la inseguridad que ofrece el lugar donde ayer un convoy de mercancías recibió el impacto de grandes piedras que se desprendieron de la trinchera.

Los técnicos han resuelto que lo más operativo es lanzar una actuación de emergencia para estabilizar la zona, lo que obligará a mantener la suspensión de la circulación durante unas 48 horas.

La obra a ejecutar exige desmontar la catenaria en la zona afectada, que está próxima a la estación de La Frecha. Una vez quitado el hilo de contacto, los operarios actuarán sobre la ladera y la trinchera.

Alvias

El aviso se ha transmitido a Renfe para que active el plan de transporte alternativo, de modo que los usuarios de los Alvias con Barcelona y Madrid sean transbordados en autobús entre Oviedo y León. En ocasiones el plan incluye que los autobuses recojan al pasaje de Gijón, aunque también ocurre que a estos clientes se les facilite un billete de cercanías a la capital para que completen de esta forma la primera parte del viaje.

Los problemas comenzaron en la madrugada del lunes. Un tren de mercancías que remolcaba bobinas de Arcelor por el puerto de Pajares, al poco de reabrir el paso tras las labores de mantenimiento, sufrió una avería con el pantógrafo. Según explicó en su momento Adif, la empresa pública que gestiona la infraestructura, la razón es que una caída de tensión hizo que el patín del brazo extensible patinara con el hilo de contacto, descuadrándose y terminando por engancharse.

Pola, Oviedo y León

A las 4.58 horas del lunes se logró apartar la unidad en Campomanes. La compañía cortó el tráfico, lo comunicó a los usuarios a través de su canal de incidencias en internet, y movilizó a los equipos dedicados a la electrificación y que tienen base en Pola de Lena, Oviedo y León. También desplazó una locomotora diesel desde Llanera para recuperar un convoy que no pudo cumplir con su misión. La chapa siderúrgica que transportaba suele tener por destino la planta de Sagunto, donde se emplea en la fabricación de coches y electrodomésticos.

El problema con el que se encontraron los operarios fue sin embargo doble. Además de la catenaria descuadernada, la línea sufría un corrimiento de piedras y rocas. Adif sitúa esta segunda incidencia a unos 400 metros del problema de catenaria y reconoció estar analizando si hubo una relación entre ambos. Los ferroviarios consultados así lo apuntan y precisan que las rocas de mayor tamaño se precipitaron directamente sobre el tren de mercancías, aboyando una de las bobinas y afectando a otro de los vagones. De la violencia de los impactos deducen que el argayo sería realmente el que dañó la catenaria.

Cercanías

Renfe activó su plan de transporte alternativo, fletando autobuses que superaban el trayecto entre Gijón, Oviedo y León para los viajeros de larga distancia. Fueron en total 900 usuarios, con billetes para seis servicios Alvia con Madrid y otro más con Barcelona. El corte afectó también a los usuarios de cercanías que se desplazan entre Campomanes, La Frecha y Puente de los Fierros, últimas paradas de la línea C-1. Para atenderlos la compañía puso a disposición varios taxis. A las seis de la tarde el tráfico se recuperó.

La incidencia parecía resuelta y a media tarde, tras trece horas de corte, Adif reabrió el paso. Este martes sin embargo los maquinistas que pasaron por el lugar advirtieron de que habían quedado rocas que amenazaban con desprenderse también.

 

Fotos