Fomento se abre a cambiar el contrato de Aucalsa para que arregle sus túneles entre León y Asturias

Caravana de vehículos en túnel de El Negron, en 2011, por el incendio de un turismo. /Juan Carlos Román
Caravana de vehículos en túnel de El Negron, en 2011, por el incendio de un turismo. / Juan Carlos Román

Adaptarlos a la ley exige 79,3 millones y Aucalsa «podría tener derecho» a mejorar sus condiciones para financiar la factura, reconoce el ministerio

RAMÓN MUÑIZ

Autopista Concesionaria Astur Leonesa (Aucalsa) tiene derecho a explotar el peaje del Huerna (AP-66) entre León y Asturias hasta 2050, con tarifas que son las segundas más altas por kilómetro recorrido y recibiendo dinero público para rebajar el precio a los camiones. Esas son las condiciones de un contrato cuya renegociación explorarán empresa y administración para resolver un problema legal y de seguridad. La legislación obliga a modernizar los túneles de la autopista con unas mejoras que exigen 79,35 millones.

El problema es mayúsculo y nacional. Una directiva comunitaria aprobada en 2004 ordenaba mejorar la seguridad de los principales túneles antes del 30 de abril de 2014. Los países que tuvieran que hacer más obras tenían de máximo hasta abril de 2019. Fomento traspuso aquel principio en un Real Decreto que ampliaba el listado de galerías en los que instalar sistemas de ventilación, iluminación y zonas de evacuación. Después echó cuentas y se asustó.

La envergadura de la factura ha provocado que los distintos equipos ministeriales hayan dejado pasar el tiempo legando el problema al siguiente. Con los plazos para dar explicaciones a Bruselas apurando, el anterior titular, Íñigo de la Serna, ordenó actualizar los proyectos e ir preparando los fondos. El Presupuesto General del Estado vigente es el primero que pone cifras al asunto. Las obras de adaptación a la norma las programa a partir de 2019 y cuestan 1.052 millones.

Plazos vencidos

Dada su orografía, Asturias ocupa un lugar destacado en este problema de seguridad. De los 113 túneles que hay en todo las autovías y autopistas del país faltos de reforma, 21 están en subsuelo asturiano, cuenta que se eleva a 23 si se suman dos de la autopista del Huerna en el lado leonés. El presupuesto estatal reserva 50,4 millones para poner al día las galerías en las vías libres de peaje, algo que pretende acometer entre 2019 y 2021, es decir, con el plazo de la UE expirado. La suma, además, se queda corta.

Para adaptarse al Real Decreto el mayor esfuerzo lo exigen los seis túneles del Huerna. La concesionaria que explota el peaje, Aucalsa, lleva años advirtiendo de que los 79,35 millones requeridos son la mayor inversión desde la construcción y el contrato actual, entiende, no le obliga a afrontarla en solitario.

En Fomento discrepan, pero están abiertos a negociar. «Se puede decir, de forma general, que las sociedades concesionarias de autopistas estatales están obligadas a mantener la obra pública objeto de concesión de conformidad con lo establecido en la normativa técnica, de seguridad, o ambientalmente en cada momento», exponen. Ello implica que «la concesionaria debe asumir el coste económico que en su caso sea necesario para adaptar la concesión a esos cambios en la normativa durante la fase de explotación de la concesión», añaden.

El ministerio, eso sí, abre luego otra puerta: «No obstante, según la entidad económica de ese nuevo coste, la sociedad concesionaria podría llegar a tener derecho a que se restablezca el equilibrio económico del contrato, lo que exigiría la tramitación del correspondiente expediente».

Esa es la carta que va a jugar Aucalsa. En su memoria de gestión viene advirtiendo de que respetar el equilibrio económico-financiero entre los ingresos que obtiene, los beneficios de la actividad, y el nuevo desembolso, pasa por establecer «los mecanismos compensatorios correspondientes». En el sector de las autopistas de pago, este tipo de expresión sugieren o una ayuda estatal para financiar las obras, una subida de peajes, o ampliar el tiempo de concesión.

 

Fotos