Un estudio relaciona las térmicas de carbón con 1.529 muertes prematuras en dos años en España

Cruces ante la térmica de Compostilla en una protesta laboral./César Sánchez
Cruces ante la térmica de Compostilla en una protesta laboral. / César Sánchez

Los expertos del Instituto IIDMA piden cerrar estas centrales en el 2025, para atajar los impactos económicos, cifrados en miles de millones en gastos sanitarios y absentismo laboral

AGENCIASLeón | Madrid

Las emisiones del carbón en España registrada en España en los años 2015 y 2016 están relacionadas con 1.529 muertes prematuras y 914 hospitalizaciones por enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Son algunos de los resultados del informe Un oscuro panorama: las secuelas del carbón presentado por el Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA) en un acto conjunto con la Universidad Politécnica de Madrid en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales. Casi 1.000 muertes se produjeron en el 2015 mientras que en el 2016 su número cayó ostensiblemente, lo que coincide con una reducción en el uso del carbón.

El estudio de IIDMA, según informa Efe, desvela las elevadas pérdidas económicas asociadas a los impactos en la salud que causa la quema del carbón. Entre 2015 y 2016 estas sumas se cifran entre 1.871 y 3.568 millones de euros.

Estos costes están asociados a gastos sanitarios y a la reducción de productividad derivada del absentismo laboral: 371.552 días de trabajo perdido y 1.350.401 días de actividad restringida (cuando una persona no puede desarrollar su actividad habitual por problemas de salud).

Otro dato que recoge el informe son los efectos de la emisiones del carbón sobre la salud de los niños durante estos dos años; en este sentido, se contabilizan 20.112 episodios de asma en niños y 2.066 casos de bronquitis.

De hecho, los niños son uno de los colectivos más vulnerables a la contaminación atmosférica. De hecho, el informe de IIDMA de 2017 sirvió de base para que el Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas dirigiera unas recomendaciones a España recordando su obligación de proteger el derecho a la salud de la infancia y requiriendo la toma de medidas para su cumplimiento.

Menos carbón, menos costes sanitarios

El estudio destaca la estrecha relación entre las emisiones de carbón y sus impactos. Entre 2015 y 2016 se redujo un 30% la producción de energía del carbón. Esta reducción se ha asociado con una disminución del 40,5% en los impactos asociados y con un ahorro de entre 499 y 952 millones de euros.

El informe sigue la metodología utilizada en el anterior estudio de IIDMA de 2017, Un Oscuro Panorama: los efectos en la salud de las centrales térmicas de carbón en España durante 2014, que es la recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Europea de Medio Ambiente.

Respaldo de la ONU

La presentación del informe fue respaldada por la participación de Mary Robinson, ex alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y presidenta de la Mary Robinson Foundation-Climate Justice, quien subrayó durante su ponencia cómo el cambio climático y la contaminación atmosférica impactan sobre el derecho a la vida, a la salud y a un medio ambiente sano.

Salvaguardar estos valores debe ser una prioridad para todos los gobiernos, señalo Mary Robinson quien agregó: de acuerdo con diferentes informes de expertos independientes de Naciones Unidas, los estados están obligados a proteger los derechos humanos frente a los daños ambientales. Además, las empresas también están obligadas a respetar los derechos humanos en todos los aspectos de sus operaciones.