Los embalses leoneses vuelven a tener vida y se mantienen al 90% de su capacidad en pleno verano

Un deportista practicando una actividad acuática sobre el pantano de Barrios de Luna./Campillo
Un deportista practicando una actividad acuática sobre el pantano de Barrios de Luna. / Campillo

Lejos quedan las imágenes donde la sequía dejaba una estampa propia de un desierto en pantanos como el de Barrios de Luna, Porma o Riaño

LEONOTICIAS

Los embalses de León vuelven a latir y recuperan su vida, las actividades acuáticas y los niveles propios de unos pantanos que dan de beber a León y a las provincias vecinas.

Las imágenes de 2017, cuando los principales embalses leoneses -Riaño, Porma o Barrios de Luna- se encontraban vacíos y la tierra había 'absorbido' todo el líquido ya quedan lejos.

Ahora, deportistas, turistas y naturales de la zona disfrutan de refrescantes baños, ejercicios sobre el agua y de las vistas que merece este rincón de la geografía de León.

Los pantanos dependientes de la Confederación Hidrográfica del Duero se mantienen, en pleno verano, en el 90% de su capacidad. Estas cifras son casi tres veces superiores a las del pasado año y 35 puntos por encima que la media de la última década.

En el pantano de Riaño hay almacenados 579 hectómetros cúbicos de agua y se encuentra al 87,8% de su plenitud. El que mejor estado presenta es el de Barrios de Luna, al 91,4% y con líquido almacenado similar al del Porma, que está al 84,3%. Por último, el embalse de Villameca se encuentra al 89,3% de su total.

Contenido Patrocinado

Fotos