Ecologistas reclama planes de ozono para León y urgen al cierre de las térmicas

Imagen de la térmica de Compostilla./César Sánchez
Imagen de la térmica de Compostilla. / César Sánchez

Los ecologistas piden que estos planes para las comunidades más contaminantes pasen por la reducción del intenso tráfico urbano e interurbano y por el adelanto de cierre de las centrales térmicas de carbón

LEONOTICIASLeón

Ecologistas en Acción ha registrado formalmente peticiones para que las comunidades autónomas de Andalucía, Aragón, Balears, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Madrid, Región de Murcia y Navarra pongan en marcha «sin más dilación» los planes de reducción de ozono para evitar que la «lamentable» situación de contaminación que se está dando en estas zonas se siga repitiendo cada primavera y verano.

Según informó la formación ecologista a través de un comunicado, estos planes deben pasar por la reducción del intenso tráfico urbano e interurbano que soportan las principales ciudades, manteniendo un modelo de ciudad «compacta» en la que se promueva el uso de medios de transporte más sostenibles como la marcha a pie, la bicicleta y un transporte público y colectivo alimentado con energía limpia procedente de fuentes renovables.

De la misma forma, se reclama el adelanto del cierre de las centrales térmicas de carbón y su sustitución por energías renovables, además de que se pide la Gobierno que se una a Francia en la creación de un Área de Control de Emisiones que limite la entrada de buques altamente contaminantes en el Mediterráneo.

Desde Ecologistas se denunció que entre 2016 y 2018 se han incumplido los objetivos legales de protección de la salud y la vegetación establecidos para el ozono en la mitad de las 126 zonas en las que se divide el territorio español a efectos de este contaminante. Entre las zonas afectadas, la contaminación se ha extendido por la totalidad de la Comunidad de Madrid, que es la más afectada como consecuencia de las emisiones del tráfico rodado del área metropolitana de la capital, que además de perjudicar la salud de seis millones y medio de madrileños, afecta «de manera grave» a 250.000 habitantes de Castilla y León y a tres millones de habitantes de Castilla-La Mancha y Extremadura.

Plan Nacional

Las estaciones de control de la contaminación atmosférica de referencia donde en el último trienio se han superado los objetivos legales de ozono son un centenar de las 475 que miden este contaminante en España. La ley estatal establece que las comunidades autónomas adoptarán planes de mejora de la calidad del aire para alcanzar los objetivos establecidos, en las zonas en las que los niveles de uno o más contaminantes regulados superen esos objetivos, como es el caso del medio centenar de zonas indicadas.

Se trata de una medida obligatoria para las autoridades autonómicas, que de ninguna manera, se puede entender como discrecional, y es independiente de las iniciativas que pueda adoptar el Gobierno central, que por otro lado tampoco ha elaborado el Plan Nacional de Ozono Troposférico comprometido hace ya casi cuatro años, motivo por el cual está vista para sentencia una demanda de Ecologistas en Acción en la Audiencia Nacional.

Por primera vez en España, en octubre del año pasado, un tribunal regional español declaró la obligación de una administración autonómica como la Junta de Castilla y León de elaborar y aprobar «a la mayor brevedad» los preceptivos planes de mejora de la calidad del aire en las zonas donde se han superado los objetivos legales para la protección de la salud y de la vegetación. No obstante, esta Comunidad «no ha elaborado todavía dichos planes», y solo la Junta de Extremadura ha aprobado en los últimos meses un Plan de Mejora de la Calidad del Aire para combatir el ozono, mientras el Gobierno de Murcia acaba de presentar un borrador de plan, en ambos casos con serias deficiencias en las medidas de actuación previstas, trasladó Ecologistas en Acción.