Diez horas de un rescate de película en pleno corazón de Picos de Europa

Los agentes, subiendo hacia el lugar del suceso./Greim Potes
Los agentes, subiendo hacia el lugar del suceso. / Greim Potes

Efectivos del Greim emplearon más de diez horas en evacuar en camilla a una montañera herida en un pie que realizaba una ruta entre el refugio de Collado Jermoso, en León, y el del Urriellu

L. RAMOS

Más de diez horas de trabajo en pleno corazón de los Picos de Europa complicado por la presencia de niebla y nieve. Efectivos del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (Greim) de la Guardia Civil de Potes, en Cantabria, llevaron a cabo durante la noche del jueves al viernes una complicada operación para evacuar en camilla a una montañera que había resultado herida en un pie tras resbalar en un nevero y golpearse con una roca en una canal entre Collado de los Horcados Rojos y el Pico Tesorero, en la vertiente cántabra de Picos.

La Guardia Civil era alertada el jueves por la tarde del accidente por el 112 Cantabria, que había intentado llegar hasta la herida a bordo de un helicóptero, sin conseguirlo. De inmediato, los miembros del Greim realizaron acopio de materiales y se pusieron en contacto con los acompañantes de la afectada, una malagueña de 49 años.

Se trataba de un grupo de diez personas que realizaba una ruta entre el leonés refugio de Collado Jermoso y el del Urriellu cuando tuvo lugar el accidente. Parte de los montañeros se trasladaron entonces hasta el cercano refugio de Cabaña Verónica para dar aviso de lo sucedido y quedarse a pasar la noche.

El grupo realizaba una ruta entre el refugio de Collado Jermoso, en León, y el del Urriellu

Con la ubicación exacta del lugar del suceso, cuatro rescatadores llegaron en torno a las 23.30 horas hasta la montañera a pie y provistos de cuerdas, anclajes y camilla, para proceder a inmovilizarle la pierna con la ayuda de uno de sus acompañantes, que es médico.

Los 'greiman' valoraron entonces la posibilidad de ascender con la herida hacia Cabaña Verónica y pasar la noche allí, dado lo complicado del descenso en plena madrugada, pero ante «la sensación de angustia que presentaba» la afectada y la posibilidad de que un cambio en el tiempo dificultase aún más las tareas de rescate, optaron por trasladarla mediante arrastre en una camilla-trineo.

Para ello, los agentes tuvieron que montar varias instalaciones con cuerdas para asegurar la camilla, teniendo que realizar el descenso extremando las medidas de seguridad por lo resbaladizo del terreno nevado y los pronunciados cortados. Finalmente, lograron llegar a las cinco de la madrugada hasta el vehículo patrulla, procediendo entonces a evacuar a la mujer al centro médico de Potes, donde fue atendida por los facultativos de una posible fractura de tobillo.

Contenido Patrocinado

Fotos