La contaminación del agua para consumo en el Órbigo genera denuncias de Ecologistas en Acción de León al Procurador del Común en Castilla y León

Procurador del Común en Castilla y León, Javier Amoedo./
Procurador del Común en Castilla y León, Javier Amoedo.

Desde la asociación aseguran que «pueblos como Soto de la Vega y Regueras superan de forma amplia los niveles máximos de nitratos permitidos, lo que confirma el origen de los contaminantes»

Leonoticias Diario
LEONOTICIAS DIARIOLeón

La asociación Ecologistas en Acción de la provincia de León considera una dejación de funciones la actuación de la Consejería de Medio Ambiente y solicita la declaración de la zona como «Vulnerable a la Contaminación con Nitratos», así como el cumplimiento del Código de Buenas Prácticas Agrícolas.

Desde la asociación consideran que «se han constatado de manera reiterada problemas graves de contaminación con nitratos de las aguas de consumo humano en diversos pueblos del valle del Órbigo«. Además denuncian «la situación se repite año tras año y afecta a pueblos como Oteruelo, Vecilla, Alcaidón, Requejo, Soto de la Vega, Santa Colomba de la Vega, San Martín y San Juan de Torres, Villanueva de Jamuz, Quintana del Marco, Veguellina de Fondo y Regueras«.

Por otra parte resaltan que «existen pueblos de Soto de la Vega y Regueras donde se están superando de forma amplia los niveles máximos de nitratos (50 mg/l) permitidos, con altas concentraciones igualmente de sulfatos, lo que confirma el origen de los contaminantes«.

Ecologistas en Acción insisten al procurador «nos encontramos ante una contaminación difusa relacionada con la actividad agrícola debido a la cantidad y modo de utilización de fertilizantes. El abuso de fertilizantes nitrogenados, unido al hecho de que el nivel freático es muy superficial, hace que se vean afectadas sobre todo las captaciones poco profundas. Además, la forma de riego (con frecuencia «riego a manta») facilita este tipo de contaminación«.

Por lo que se refiere a los riesgos para la salud han asegurado que «el mayor problema de los nitratos tiene que ver con los niños menores de cuatro meses que consumen aguas contaminadas. En personas adultas el exceso de nitratos se relaciona con el cáncer gástrico, según diversos estudios epidemiológicos«.

Por otra parte, consideran que «la solución a estos problemas no puede confiarse a eventuales captaciones más profundas o costosas plantas potabilizadoras. Desde el punto de vista medioambiental un problema como este debería abordarse en origen mediante la consideración de la zona como vulnerable a la contaminación con nitratos. Las zonas vulnerables a la contaminación con nitratos procedentes de la actividad agraria son aquellas superficies territoriales cuya escorrentía o filtración afecte a pueda afectar a la contaminación de las aguas«.

Contenido Patrocinado

Fotos