Una compra de altura

El refugio del Collado Jermoso muestra la dificultad de realizar la compra anual con ayuda del helicóptero y decenas de personas que hacen posible esa sensación indescriptible de disfrutar de una cerveza o un refresco a 2.000 metros de altura en los Picos de Europa

A.C. Valdeón

Es sin duda una compra de altura. De las más complejas que uno pueda imaginarse. El refugio del Collado Jermoso se pone a punto para iniciar la intensa temporada. Y lo hace llenado sus despensa.

Enclavado en el Parque Nacional de Picos de Europa, a 2.064 metros de altura, es uno de los destinos preferidos de los apasionados de la montaña. El año pasado cumplía 75 años de su construcción, en los que se ha convertido en un emblema para los montañeros.

Hay pocas sensaciones que se asemejen a llegar al refugio y disfrutar de una cerveza fría o de una buena comida. Pero abastecer esa nevera no es tarea sencilla porque a pie es el único acceso a este enclave.

Sin embargo hoy sería impensable lo que hicieron aquellos hombres y mujeres del Valle de Valdeón que portaban a hombros los materiales para construir este refugio. Y por ello, el helicóptero se ha convertido en la única vía posible para realizar la compra.

Aun así, la tarea es complicada. Y así lo han dejado latente a través de un video publicado en sus redes sociales en las que uno se puede hacer una idea de la dificultad de realizar la compra anual.

Son muchas las toneladas, recuerda, que se trasladan hasta el puerto de Pandetrave, a unos 1.800 metros de altura y así ahorrar tiempo de vuelo en helicóptero. Una vez allí se organizan y se pesan para repartirlas en cargas de 800 kilos, el peso máximo que puede soportar el aparato.

Esto implica, señalan, mover toneladas varias veces, taparla mercancía para que no se moje con la tormenta, «rezar para que no entre la niebla y quedarte tirado con la compra una semana esperando... dejar la carne y verdura para lo último para que no se estropee».

Complicado días en los que cuentan con la colaboración desinteresada de muchas personas. Pero la satisfacción es enorme cuando todo sale a la perfección. «Es una alegría infinia». Y por ello agradecen a todas aquellas personas que hacen posible esa sensación de disfrutar en el Collado Jermoso de una cerveza bien fría.

 

Fotos