Cistierna por bandera

Una jornada con el alcalde de Cistierna, Nicanor Sen, permite conocer de primera mano la intensidad de la vida de un alcalde | «Los problemas nunca esperan», reconoce a leonoticias

Nicanor Sen, en su despacho de alcalde, en plena rutina diaria. / Raúl Redondo
J.C.León

Los problemas nunca esperan, ni tienen horario laboral. «Cuando se es alcalde lo tienes que ser las 24 horas del día porque el vecino no puede esperar cuando tiene un problema. Y para cada vecino, con lógica, su problema es el más importante», advierte Nicanor Sen, alcalde de la localidad leonesa de Cistierna.

Sen 'se activa' a las siete de la mañana, aunque en realidad nunca se 'desactiva'. Como en el caso de otros ediles su actividad profesional se compatibiliza con la de alcalde.

«No hay otra forma de acometer esta tarea, desde primera hora mi actividad profesional tiene que entrelazarse con mis obligaciones como alcalde del municipio», sentencia a leonoticias.

Una jornada con el alcalde de Cistierna se presume frenética. Madrugón matinal, tarea de despacho en su oficina particular y, en medio, cita con el Ayuntamiento para atender a los asuntos cotidianos de un consistorio «que nunca se detiene».

Nicanor Sen en su despacho y recorriendo el Museo del Ferrocarril.
Nicanor Sen en su despacho y recorriendo el Museo del Ferrocarril. / Raúl Redondo

«Cistierna es como una pequeña ciudad, tiene servicios de todo tipo para los vecinos pero podemos presumir de que este ayuntamiento no tiene ningún servicio privatizado y eso hace que la gestión sea muy directa«, sentencia.

En el Ayuntamiento cada jornada le esperan los funcionarios, las obligadas visitas a centros municipales, porque este municipio también asume un buen número de competencias impropias, y un buen número de vecinos que se interesan por asuntos «cotidianos pero de vital importancia».

Apenas unos minutos para la comida y, a renglón seguido, desde las cuatro de la tarde, más trabajo en la oficina y más trabajo municipal. «La vida nunca se detiene, ni durante el día, ni durante los siete días de la semana. Y tiene que ser así», recuerda.

Además, insiste Nicanor Sen, un alcalde «es alcalde de todos, de los que te han votado y de los que no. Todos son vecinos y todos tienen necesidades a las que el Ayuntamiento tiene que intentar dar una respuesta«.

Sen insiste en que Cistierna es «una mini ciudad, activa, con muchos recursos, pero que ha tenido que sobreponerse al cierre de las explotaciones mineras en el valle de Sabero«.

Nicanor Sen despachando asuntos ordinarios en la Alcaldía.
Nicanor Sen despachando asuntos ordinarios en la Alcaldía. / Raúl Redondo

De ahí que, según remarca su alcalde, mire al futuro con optimismo. Lo hace apelando a la inversión industrial en su polígono, al desarrollo de las infraestructuras viarias y de ferrocarril y a una apuesta clara por el turismo como elemento recuperador.

«Tenemos el Museo del Ferrocarril, hay parajes idílicos para disfrutar de la bicicleta de montaña, está San Guillermo de Peñacorada, el Puente de Sorriba, un río como el Esla para disfrutar y pronto tendremos el Instituto Bíblico Oriental (IBO) con una enorme calidad expositiva«, añade.

Cistierna por bandera, por presente y por futuro viene a resumir Nicanor Sen.