CCOO exige a la Junta una política forestal «más comprometida» para atajar el problema de los incendios

Incendio en La Granja./ATBrif
Incendio en La Granja. / ATBrif

Desde el sindicato «consideran imprescindible» profesionalizar un servicio que tenga garantías contra los incendios forestales

ICAL

El sindicato Comisiones Obreras exigió este miércoles a la Junta de Castilla y León una política forestal «más acorde a las necesidades de la tierra y más comprometida» para atajar el problema de los incendios que, durante este año, están azotando principalmente las provincias de Segovia y Ávila con mayor virulencia.

Ya sea por causa natural o negligencia, los factores que van a determinar que el incendio forestal adquiera grandes proporciones «son la capacidad del operativo de extinción, la disponibilidad de combustible forestal listo para arder, y las condiciones meteorológicas», afirmaron, y recordaron que la labor de investigación que realizan los agentes medioambientales es «frecuentemente ninguneada».

En relación a las condiciones climatológicas, desde CCOO destacaron «la incidencia cada vez más negativa del estrés hídrico de la vegetación», aunque, medidas como un «plan de choque de tratamientos silvícolas y mantenimiento de infraestructuras forestales», a medio plazo, entra dentro del ámbito de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente.

Aun así, el responsable medio ambiente del sector autonómico de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras de Castilla y León, Ricardo Fernández García, subrayó «la necesidad de elaboración de una ley contra incendios que englobe tanto la regulación del uso del fuego, la prevención del mismo en todo el territorio y el adecuado dimensionamiento y organización de un operativo de incendios público con una vigencia durante todo el año»

Respecto al operativo de la Junta, denunciaron «las lamentables condiciones que el famoso sistema mixto de extinción de incendios impone a sus trabajadores y las enormes diferencias laborales del personal del Ministerio de Defensa (UME) o del de Agricultura (BRIF) respecto al de la Comunidad». De esta manera «consideran imprescindible» profesionalizar un servicio que tenga garantías contra los incendios forestales.