Las brigadas antiincendios piden ser ya bomberos forestales para «ser efectivos» durante todo el año

Las brigadas antiincendios piden ser ya bomberos forestales para «ser efectivos» durante todo el año

Fuentes sindicales destacan que casi el 60% de la plantilla de extinción de incendios es subcontratada y que el «eficiente trabajo» que se realiza se logra a cambio de «tener unas condiciones laborales, económicas y sociales paupérrimas»

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Con escasos cambios en la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, donde el leonés Juan Carlos Suárez-Quiñones sigue al frente, el sector de los brigadistas antiincendios vuelve a elevar la voz para insistir en sus exigencias para la mejora del servicio de extinción de incendios y para la mejora de sus condiciones laborales.

La primera de ellas, y más importante, es el reconocimiento de estos brigadistas como bomberos forestales. El responsable de Medio Ambiente de CCOO en León, Ricardo Fernández, destaca que este paso adelante sería fundamental para una mejora sustancial en la actividad para detener los fuegos.

«Nuestro mayor problema es la precariedad temporal. Los contratos duran cuatro meses, los de verano, pero necesitamos trabajar en invierno. No solo porque cada vez haya más fuegos más allá del verano, sino por la labor de prevención, fundamental, que consta en limpiar los montes», afirma.

Castilla y León, Aragón y Castilla-La Mancha, sin avances en este reconocimiento

Esta situación se facilitaría con un servicio «totalmente público», algo que se lograría con ese reconocimiento de bombero forestal, que además reportaría mejores «condiciones laborales, salariales y sociales».

Esta categoría de bomberos forestales está reconocida en comunidades como Madrid, Asturias, La Rioja, Cataluña y Comunidad Valenciana, y se han dado pasos para implementarla en Galicia, Extremadura y Andalucía, señalan desde CCOO. «Sólo Castilla y León, Aragón y Castilla-La Mancha estamos sin avances. Somos el operativo peor tratado del país pese a que el consejero asegura que somos el mejor del mundo. Si somos eficientes, es a cambio de tener unas condiciones laborales paupérrimas», explica Ricardo Fernández.

A nivel de personal, Fernández asegura que en la provincia de León el número «no es escaso» en los meses de verano, pero reclaman esa continuidad del personal «para todas las épocas del año» algo que, insiste, se lograría con la transformación del servicio en totalmente público o, lo que es lo mismo, la llegada de la categoría de bombero forestal.

Casi el 60% del operativo en León es subcontratado

A día de hoy, el personal en la provincia está compuesto por cerca de 550 efectivos de los que un 58%, 320, son subcontratados, concretamente miembros de las 20 cuadrillas distribuidas por toda la provincia, más las cuatro cuadrillas noctunas y las dos cuadrillas de cada una de las cuatro bases helitransportadas (Camposagrado, Sahechores, Rabanal y Cueto). En cada una de las cuadrillas trabajan al mismo tiempo siete personas, pero el equipo total lo componen diez personas.

Por su parte, el sector público de este operativo lo componen los 130 agentes medioambientales, los 16 técnicos y los fijos discontinuos que operan las autobombas, con cuatro efectivos por cada una de ellas, y dos trabajadores por cada una de las cuatro torretas para avistar incendios de la provincia, que componen un total de unos 225 empleados públicos.

Por último, este sector también pide mejor organización con provincias limítrofes, pidiendo que se puedan desplazar en caso de necesidad cuadrillas de Palencia o Valladolid, y acuerdos de colaboración con otras comunidades autonómas para que se unan fuerzas en incendios en zonas cercanas a las fronteras autonómicas.

Este sector aún no se ha sentado de nuevo con la consejería de Medio Ambiente, pero desde CCOO confían en que, durante el mes de septiembre, llegue el momento de volver a poner todas estas reivindicaciones sobre la mesa.