El TSJ de Asturias critica la imprudencia de la delegada del Gobierno sobre las «pruebas concluyentes» en el caso de Sheila Barrero

Sheila Barrero./
Sheila Barrero.

Ignacio Vidau, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, critica las «imprudentes» palabras de Delia Rosa sobre las «concluyentes pruebas» de este caso

EFE

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, Ignacio Vidau, ha criticado este martes las «imprudentes» declaraciones de la delegada del Gobierno, Delia Losa, sobre las supuestas «pruebas concluyentes» de un informe de la Guardia Civil que apuntaba como presunto autor del crimen al exnovio de Sheila Barrero, la joven asesinada hace quince años.

Vidau ha recordado que vivió «entero» el caso desde que la joven murió asesinada en el Alto de la Collada, situado en la carretera que une Villablino (León) con la localidad asturiana de Cerredo donde residía, y que desconoce el informe de la UCO, pero tiene claro que no va a «entrar en el juego», ha dicho, de filtraciones y comentarios «imprudentes» de algunos responsables políticos.

Aunque inicialmente no ha querido citar expresamente a la delegada del Gobierno, ante la insistencia de los periodistas para que nombrara a esos responsables políticos, Vidau ha reconocido que se refería a Losa porque sus declaraciones «no fueron afortunadas».

Además, ha incidido en que se debe respetar la labor de los jueces de instrucción, en este caso el de Cangas del Narcea que lleva el caso del asesinato, y la independencia judicial dado que el tema compete exclusivamente a la juez instructora.

Vidau ha recordado también que, una vez que la juez instructora adopte una decisión, su resolución será apelable y, por tanto, nadie más debe opinar antes ni tratar de influir en una instrucción porque «no es conveniente, ni aconsejable».

El exnovio de la joven fue incriminado en un informe elaborado por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil tras revisar las muestras aparecidas en el lugar del crimen hace quince años aplicando los avances tecnológicos del Laboratorio de Criminalística de la Benemérita y, según afirmó la delegada del Gobierno, las pruebas eran «muy concluyentes».