El alcohol desencadena el 25% de accidentes mortales en León y los positivos se concentran en los mayores de 50 años

Berto cuenta su experiencia a un conductor que ha sido sometido a una prueba de alcoholemia. / N. Brandón

Usuarios de Aspaym se suman a la campaña de la DGT 'No corras, no bebas… no cambies de ruedas' en la que se desarrollarán 2.800 controles de alcohol y 75 de drogas

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

La carretera no da segundas oportunidades.

Bien lo sabe Sara Ayer, una joven leonesa que viajaba de copiloto con cuatro amigas y a la que una simple distracción, como cambiar el aire acondicionado, la dejó en una silla de ruedas.

O Berto Iglesias, que fue atropellado cuando circulaba por el arcén por un conductor que excedía los límites de velocidad y dio positivo en alcoholemia.

Alcohol, drogas y velocidad que al volante se convierten en una mezcla explosiva. Y, por ello, Sara y Berto, usuarios de Aspaym, se han sumado a la campaña de la DGT 'No corras, no beas... no cambies de ruedas'para concienciar a los conductores y mostrar las consecuencias y las secuelas irreversibles de los actos imprudentes.

«Es necesario concienciar a los conductores de que estén con los cinco sentidos puestos en el volante, que no beban y que cero drogas porque los accidentes ocurren cuando uno menos se los espera», recuerda Sara, que por primera se ha querido sumar a esta campaña.

No así su compañero Berto, que ya es la segunda vez que se suma a esta iniciativa para concienciar a los conductores de «que esto es un problema real, al que nos exponemos todos», asegura que este leonés, que pese a las consecuencias de su accidente se siente afortunado. «Hay casos peores».

2.875 controles

Una campaña en la que se desarrollarán un total de 2.800 controles de alcohol y 75 de drogas y que este miércoles ha tenido visibilidad en la N-120 a la altura de San Miguel del Camino, uno de los puntos negros de la provincia.

Controles que, según señaló Faustino Sánchez, el subdelegado del Gobierno, además también se desarrollarán en vías urbanas tras haberse constado un mayor porcentaje de positivos «sobre todo el determinadas franjas horarias, fines de semana y en las proximidades de locales de ocio, por eso se quiere involucrar a todas las administraciones con competencias en materia de trafico».

El objetivo de esta campaña que tiene su réplica en el resto de países de Europa, disminuir por debajo del 1% los positivos en los controles preventivos para lograr reducir el porcentaje de accidentes mortales en los que está implicado el consumo de alcohol, que roza en León el 25%.

Una provincia que, según informó Gonzalo León, director provincial de la DGT, rompe el tópico y registra un mayor número de positivos entre la población de más de 50 años.

El fin último, reducir la siniestralidad tras un 2018 en el que León registró 19 accidentes mortales, con 21 fallecidos, cinco heridos graves y siete leves.