El alarmante riesgo de desprendimiento tras el argayo del desfiladero de los Beyos podría bloquear «días o semanas» la conexión con Asturias

Imagen del argayo que mantiene cortado el desfildero de Los Beyos. / leonoticias

Dos empresas de maquinaría rechazan llevar a cabo las labores de limpieza ante el grave riesgo que existe tras la formación de un saliente

A. CUBILLAS
A. CUBILLASSajambre

A punto de cumplirse las 72 horas, las previsiones para reabrir el desfiladero de Los Beyos son las peores.

La solución no se presenta fácil para retirar las toneladas de piedras que bloquean la N- 625 en el kilómetro 129, a menos de un kilómetro de la frontera entre Asturias y León, desde las 13:30 horas de este martes.

Más información

El motivo no es otro que el riesgo de desprendimiento del saliente resultante del argayo y que ya ha provocado que dos compañías rechacen llevar a cabo las labores de limpieza y retirada de las piedras que permitan reestablecer el tráfico.

De ahí que la solución pase por la realización previa de un informe técnico que permita evaluar los riesgos reales para, posteriormente, establecer una solución que no implique poner en riesgo a los trabajadores que acometan la limpieza del vial.

Unas labores que, en cualquier caso, requerirán de maquinaría muy especializada y que, a juicio de los expertos, pasa por lograr estabilizar la zona alta de la montaña para luego proceder a retirar los restos del argayo.

Y es que el riesgo es evidente a primera vista. Al menos es la percepción de varios vecinos de Oseja de Sajambre que no oculta la preocupación que se ha instalado en el municipio de la montaña leonesa. Al fin de cuentas, son conscientes de que la solución no cuestión de horas y que el bloque se podría alargar «días y, en el peor de los casos, semanas» .

Peligro evidente

«Es complicado y peligroso. Ahí abajo no me pongo», aseguran los vecinos de la zona, que apenas logran recordar un argayo de estas características en una zona donde los desprendimientos de piedras son habitualesprincipalmente en invierno.

Sin embargo, los vecinos también trasladan su malestar al no ver ni un solo movimiento en la zona. Es más, tres días después del argayo tan sólo se ha procedido a limpiar una explanada próxima al municipio donde está previsto que se depositen los restos del argayo.

Por ello, entienden que esta situación requiere de la implicación de las instituciones para acelerar la búsqueda de una solución y que, cuanto antes, se pueda reestablecer la conexión a través de los desfiladeros de Los Beyos.

Un corte que se traduce en varios perjuicios para los vecinos de Sajambre. Principalmente para los escolares que cursan en el instituto de Cangas de Onís y que como ruta alternativa sólo tienen el paso por el puerto de Tarna, lo que se traduce en un trayecto próximo a las tres horas.

Aunque el corte también afecta al sector turístico de la zona y obliga a los vecinos que, en muchos casos posan su mirada en la vecina Asturias, a mirar y realizar sus gestiones en León. Y parece que la situación se prolongará en el tiempo.