Burros contra lobos

Un burro se asoma a un cuadra./
Un burro se asoma a un cuadra.

Un estudio pionero demuestra que los burros leoneses pueden proteger del lobo a rebaños de rumiantes | El proyecto se ha desarrollado durante dos años en 22 explotaciones ganaderas de la provincia de Zamora

JUANMA DE SAÁ

El pionero 'Proyecto de protección frente al lobo de rebaños rumiantes mediante asnos zamorano-leoneses' defiende el valor de ciertos ejemplares de esa raza asnal en la protección de rebaños de rumiantes, especialmente de vacuno en extensivo. Los representantes de la Asociación Nacional de Criadores de Raza Asnal Zamorano-Leonesa (Aszal) y de la Diputación de Zamora presentaron hoy el proyecto, desarrollado durante el último bienio en tres comarcas zamoranas y que pretende ampliarse a otras provincias de Castilla y León y de España.

El equipo formado por el veterinario y secretario de Aszal, Jesús de Gabriel, y los biólogos Javier Talegón y Víctor Casas, recogió durante ese período los datos y analizó la información tras visitar 22 explotaciones de quince localidades de Sayago, Tierra del Vino y La Guareña y seleccionaron cuatro ganaderías de vacuno bravo y manso.

Los burros, en general, no se han utilizado en España y no ha habido un proyecto previo en la Península Ibérica, afirmó Javier Talegón. Para nosotros es un proyecto importante. Pretendeos demostrar con argumentos que los burros pueden proteger los rebaños y compatibilizar el lobo con la ganadería. Zamora es una de las provincias con más lobos en España y, por eso, nos parecía adecuado trabajar en este contexto geográfico, añadió.

Animales grandes y con mucha fuerza

En este contexto, el biólogo explicó que ciertos burros tienen aversión a animales que se acercan al rebaño y presentan reacciones que pueden aprovecharse para la defensa de los rumiantes. Son animales grandes, con mucha fuerza y que pueden matar de una coz y perseguir a perros asilvestrados, zorros o lobos. Tienen buen oído, viven integrados con otros herbívoros y rebuznan y asustan a los depredadores, enumeró.

Javier Talegón hizo estas declaraciones en la Diputación de Zamora durante la presentación del proyecto, a la que también asistió el diputado provincial de Agricultura y Ganadería, José María Nieto; el presidente de la Asociación Nacional de Criadores de la Raza Asnal Zamorana-Leonesa, Víctor Casas, y el secretario de Aszal, Jesús de Gabriel.

La iniciativa se puso en marcha gracias a un convenio de colaboración suscrito en marzo de 2015 entre la Diputación de Zamora y Aszal, precisó el diputado provincial. Se trata de dar respuesta a los ataques que sufren los ganaderos en sus explotaciones y preservar, al mismo tiempo, al lobo como un activo de interés medioambiental, patrimonial, turístico y cinegético, agregó, además de incidir en el objetivo prioritario de conservar una de las razas autóctonas de la provincia declarada en peligro de extinción.

Potencial

Cuantos menos burros quedan, más cuenta nos damos de su importancia para el medio rural de Zamora y de Castilla y León, que está lleno de potencialidades, patrimonio y naturaleza pero falto de gente, comentó el presidente de Aszal, Víctor Casas. En este contexto, los burros son elementos patrimoniales, culturales, educativos y turísticos de gran valor, que singularizan el medio rural y constituyen una fuente de orgullo, rubricó.

Por su parte, el secretario de la Aszal, Jesús de Gabriel, recordó que es necesaria la selección y el manejo del burro para orientarlo hacia la defensa de rebaños. Es especialmente adecuado para vacuno en extensivo. Hace falta algún manejo. No es soltar el burro con un rebaño y se acabó, advirtió.

Tiene que ser un animal especial con fobia hacia los cánidos. Hay que observarlo antes y debe ser un grupo de rumiantes definido. No debe haber burros en momentos de parto y, en ovino y caprino, no deben estar presentes los perros porque lo primero que hará el burro es ponerlos en fuga, expuso.