El Plan de Emprendedores de la Diputación llega a 109 municipios y roza la paridad

Francisco Castañón (izquierda), durante la presentación del balance. /
Francisco Castañón (izquierda), durante la presentación del balance.

El sector servicios copa la gran mayoría de los proyectos incluídos en el Plan, llegando a los pueblos menores de 20.000 habitantes

N. BARRIOleón

Desde ayudar a una pequeña carpintería en Quintana y Bobia (Soto y Amío) a contribuir a que salgan adelante dieciséis proyectos de una empresa astorgana. Un total de 109 municipios se han beneficiado del Plan de Emprendedores 2016 de la Diputación provincial,

«El objetivo de este plan es doble: por un lado, generar empleo en toda la provincia, y por otro contar con la gente que tiene ideas y que busca el apoyo de las instituciones», manifestaba el vicepresidente de la Diputación, Francisco Castañón.

De un total de 254 solicitudes (28 más que en 2015), 234 fueron aceptadas, lo que supuso un aumento. La cuantía media, destinada principalmente al pago del ochenta por ciento de la cuota de autónomos, fue de 1.177,70 euros.

Por sectores, el terciario (servicios) es sin duda el que triunfa entre las iniciativas emprendedoras. Así, 201 proyectos abanderan este área, de los que 66 corresponden a hostelería, 53 al comercio, 41 a los servicios profesionales, 20 a la construcción y 10 a los profesionales liberales.

La agricultura llega a los 24 proyectos (catorce más que en 2015), siendo nueve de la transformación agroalimentaria. Además, 24 proyectos están en marcha en localidades con menos de 100 habitantes, 22 entre 3.000 y 5.000 y 17 entre 200 y 300 habitantes. La localidad que cuenta con un mayor número de proyectos es Bembibre, con 20, seguida de Astorga con 16 y La Bañeza con 13.

La paridad está cercana. El 55 por ciento de los proyectos están encabezados por hombres (129) y el 45 por mujeres (105). Igualmente, la juventud dice la suya, estando el 30 por ciento de las iniciativas firmadas por nuevos emprendedores de menor edad.

Futuras novedades

En 2017, el Plan estará dotado con 350.000 euros, como el año anterior, «y continuará siendo una cifra abierta que se puede ampliar, tal y como ha anunciado en reiteradas ocasiones el presidente, para intentar que nadie que emprenda en el medio rural de esta provincia no tenga la ayuda de la institución provincial», según el vicepresidente de la institución provincial.

Cómo en años anteriores, la subvención corresponde al pago del 80% de la cuota de autónomos, y «estamos estudiando la posibilidad de que se amplíe de los 12 meses actuales a los 24».

«Mantenemos también las novedades que presentamos en el Plan de 2016, cuando eliminamos la limitación de edad a los 45 años hasta los 3 años previos a la jubilación; en segundo lugar, en el caso de los profesionales liberales, que tienen que tener un despacho abierto en el lugar donde están dados de alta en el IAE», afirmó Castañón.

Cómo en ediciones anteriores, se priman, en las bases, aspectos como la implantación en los municipios más pequeños, el carácter innovador, el período hasta alcanzar la viabilidad (más puntos cuando más corto sea este tiempo) y la inversión prevista (a más inversión más puntos).También se favorecerá la integración de discapacitados y la creación de empleo. Estas ayudas son compatibles con otras subvenciones que den otras administraciones para el mismo fin.

El vicepresidente de la Diputación quiso también reiterar que «el empleo es la base de la generación de actividad en el mundo rural y la garantía de que si hay alternativa económica habrá fijación de población».