Mansilla de las Mulas transforma el tomate

Imagen de una de las plantaciones de tomates de Hortalizas García/
Imagen de una de las plantaciones de tomates de Hortalizas García

Las características de la tierra de la localidad leonesa confieren a la hortaliza unas propiedades únicas que permiten a Hortalizas García obtener más de 30.000 kilos de cosecha cada año|El municipio celebra el próximo 28 de agosto la Feria del tomate

C.ARIAS

Arcilloso y pedregoso son dos cualidades de la tierra de Mansilla de las Mulas. Unas características que otorgan al tomate de la localidad una ligera acidez y un sabor muy fuerte. La hortaliza supone un impulso económico para el municipio leonés que celebra el próximo 28 de agosto la Feria del Tomate. Fruto del arduo trabajo diario, el producto cultivado en Mansilla de las Mulas se ha convertido en una garantía de calidad.

«La Feria del tomate de Mansilla es un impulso para conocer el producto a nivel provincial y estatal», reconoce Francisco García Pérez, agricultor de Hortalizas García. La festividad ha conseguido que «la gente sepa lo que es el tomate de Mansilla» aunque aún «hay mucho por hacer», lamenta García.

Pedir en los puntos de venta leoneses tomate de Mansilla de las Mulas se ha convertido en un clásico y, es que, el puesto se lo ha ganado gracias a su sabor único.

Que el campo es un oficio muy sacrificado no es novedad. Un ejemplo de ello es la productora de tomates Hortalizas García de Mansilla de las Mulas que, con tan solo dos trabajadores, logra cada año 30.000 kilos de cosecha. Trabajo, trabajo y trabajo es el único camino para conseguir vender el resultado obtenido de los más de 2.000 metros cuadrados de superficie plantados. Un proceso totalmente manual que pone en valor el esfuerzo que requiere hacer llegar a las ensaladas de los leoneses una hortaliza de cualidades nobles.

«Desde que se cultiva la planta hasta que se poda tan solo configuras el vegetal, finalmente seleccionas a mano los tomates distinguiendo entre maduros y verdes», resume el proceso Francisco García.

En Mansilla de las Mulas se pueden encontrar dos plantas de producción de tomates. Una de ellas Hortalizas García, una empresa familiar. Padre e hijo, mano a mano, trabajan para expandir su nicho de mercado cultivando otro tipo de verduras como el pimiento o la cebolla.

Mercaleón marca el ritmo de la venta. García afirma que «este año ha estado prácticamente ausente de tomate lo que ha permitido vender el tomate a 110 euros». Una de las causas que motivan el crecimiento del alimento rojizo son las fases de luna llena, móvil que originó que el pasado año el tomate se vendiese a un precio de 0,70, 40 céntimos menos con respecto a 2016.

Las propiedades de la tierra de Mansilla de las Mulas le otorgan su sabor típico. «Aunque el tomate salga más pequeño es un tomate muy rico y es muy apreciado por el consumidor», admite García. Tres son las variedades en las que Hortalizas García centra su producción, especies comerciales que permiten su aguante en los puntos de venta.

La falta de ayudas económicas o la competitividad de los precios son frentes a los que los agricultores de tomate tienen que hacer frente año tras año. El testigo lo recoge ahora Mansilla de las Mulas que con su particular feria pretende promocionar el producto autóctono con sabor leonés.