IU denuncia la «drástica reducción» del servicio de Correos en la Montaña Oriental

Esta formación política señala que trasladarán a las Cortes y a la Diputación estas protestas sobre el «desmantelamiento» del servicio

LEONOTICIAS

IU se une a la denuncia de todos los sindicatos de Correos contra la drástica reducción» de los servicios rurales de los Picos de Europa, suprimiendo plazas de cartero, tal y como ha anunciado este lunes Santiago Ordóñez, Coordinador Provincial

«Trasladaremos a las Cortes y la Diputación provincial el desmantelamiento del servicio iniciado por PP y PSOE tras la aprobación de la Ley de liberalización que aprobaron y desarrollaron sus últimos gobiernos», prometen.

Izquierda Unida también acusa como culpable de esta situación a la Dirección Territorial de Correos por «suprimir cinco plazas fijas de carteros rurales en Cistierna» lo que va a suponer «una herida mortal a la calidad del servicio de reparto y de atención en oficinas para todas las poblaciones de la Montaña Oriental Leonesa».

La Dirección de Zona de Correos, de la que dependen los servicios postales de la provincia de León, ha anunciado la implantación «vía imposición, por la puerta de atrás y sin previa consulta a las organizaciones sindicales», los próximos días 3, 9 y 16 de mayo de una reestructuración de los servicios rurales de Cistierna que va a suponer la eliminación de un total de 5 plazas fijas de cartero rural (2 ya suprimidas en Riaño hace un año y 3 que se pretenden suprimir en las próximas semanas), de los que dependen el reparto de 162 localidades pertenecientes a 22 Municipios de la Montaña Oriental de León.

Esta decisión, «que no es nueva y forma parte de los procesos privatizadores y liquidacionistas de este servicio esencial para muchas zonas rurales de la provincia, afectará también gravemente al resto de carteros pues se verán obligados a realizar recorridos imposibles, cercanos a los 200 kilómetros por zonas de alta montaña -algunas de ellas en los Picos de Europa como las localidades de Maraña, Riaño, Crémenes, Valle de Lois, Sajambre, Valdeón, Prioro, Valderrueda o Boñar debiendo atender algunos de ellos, más de veinte poblaciones, lo cual resulta a todas luces imposible de manera diaria tal como establece la vigente legislación».

Imponer el criterio de asignar servicio según el número de habitantes por y volumen de envíos que está justificado el recorte, se convierte de esta manera en una trampa mortal para la supervivencia de correos en las comarcas rurales de León.

Desde IU defendemos que el correo sigue siendo un servicio público y se deben de tener en cuenta otro tipo de consideraciones ligadas al servicio público y nunca al déficit que genera. Los beneficios sociales que ofrece justifican plenamente su mantenimiento como hasta ahora.

Además, Izquierda Unida señala que «no será únicamente el servicio de reparto el que se vea seriamente afectado, sino también la atención a los ciudadanos en las oficinas, al reducirse de manera drástica los horarios establecidos para atenderles en varias localidades hasta dejarlos, por ejemplo, en 10 minutos en Puente Almuhey (234 habitantes), un cuarto de hora en Gradefes (263 habitantes) y Almanza (261 habitantes), o de veinte minutos en Riaño (484 habitantes)».

«Alertamos de la incompatibilidad de estas medidas con la Ley 43/2010 del Servicio Postal Universal de los Derechos de los Usuarios y del Mercado Postal por parte de la Dirección Territorial. La referida Ley, en sus artículos 23 y 24 establece que 'el operador u operadores designados por el Estado para la prestación del servicio postal universal deberán: realizar, al menos, una recogida en los puntos de acceso a la red postal todos los días laborables, de lunes a viernes, con independencia de la densidad de población e incluso en zonas rurales. Y que Las entregas se practicarán, al menos, todos los días laborables, de lunes a viernes, salvo en el caso de concurrir circunstancias o condiciones geográficas especiales'. Y añade: 'A los efectos del párrafo anterior, reglamentariamente se definirán las zonas de muy baja densidad de población, entre las que no se incluirán las zonas rurales'», indica esta formación política.

IU denuncia que los pueblos de las comarcas de León y sobre todo sus habitantes «no pueden ser tratados como ciudadanos de tercera por vivir en zonas alejadas de los núcleos urbanos más importantes, tienen derecho al reparto diario de sus cartas y objetos postales y a ser atendidos en las oficinas con unos horarios adecuados». «Esto no va a ser posible recortando plantillas, en todo caso las exigencias que se recogen en la reorganización obligarían a contratar más personal», añaden.

«Estamos ante un nuevo caso de desmantelamiento de servicios, recortes injustificados y maltrato al mundo rural. Exigimos a Correos que de marcha atrás a esta imposición y se siente con los representantes de las trabajadoras y trabajadores, así como con todos los Ayuntamientos y Juntas Vecinales afectados para diseñar un buen servicio postal, acorde a las necesidades de la zona. Trasladándose este modo de proceder igualmente al resto de la provincia», sentencian.