Villarejo de Órbigo se congratula de la recuperación de la parada del tren Alvia

Villarejo de Órbigo se congratula de la recuperación de la parada del tren Alvia

El Ayuntamiento celebra que la unánime respuesta social haga a Renfe reconsiderar la negativa medida que había impuesto y agradece al consejero de Fomento de la Junta sus gestiones para conseguirlo

LEONOTICIASleón

El Ayuntamiento de Villarejo de Órbigo ha recibido este miércoles de manera muy positiva la confirmación oficial, por parte de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, de que la apertura de la estación de tren de la localidad de Veguellina, a partir del próximo lunes 4 de abril, casi cuatro meses después de la decisión de Renfe de desmantelar esa parada del tren Alvia entre Ponferrada y León.

En nombre de todo el municipio y la comarca, el alcalde de Villarejo, Joaquín Llamas, se congratula «como uno más» de este «éxito» conseguido «porque la razón estaba de nuestro lado» y sobre todo por «la implicación activa, pacífica pero reivindicativa y justa» de todos los estamentos sociales, económicos y políticos del municipio, con especial mención a la Asociación de Empresarios del Órbigo (Aedo), así como a todos y cada uno de los vecinos y vecinas que participaron.

A juicio de Llamas, la recuperación de «algo que nunca debió desaparecer», como es la parada en dirección León de primera hora de la mañana y la de regreso de la capital por la tarde, demuestra que, «como siempre defendió en nombre de todos los vecinos y colectivos afectados, la supresión era caprichosa e innecesaria», dado que ahora se anuncia su recuperación sin pérdida apreciable de tiempo en el viaje de alta velocidad de Ponferrada hacia Madrid.

Por ello, el regidor agradece personalmente al consejero de Fomento y Medio Ambiente, el leonés Juan Carlos Suárez-Quiñones, el diálogo institucional que mantuvo desde el primer momento, su disposición personal a mediar en esta pérdida de servicios básicos y derechos del mundo rural y la consecución final del acuerdo.

Y al mismo tiempo, Joaquín Llamas reclama «con la misma fuerza con la que siempre lo hemos hecho» que haya un cumplimiento escrupuloso para toda población que vea mermados o suprimidos sus medios de transporte básicos, así como el compromiso público de que a partir de este momento «cualquier tipo de restructuración ferroviaria, si ésta fuera necesaria, sea dialogada, debatida, razonada con datos reales y consensuada».