Último adiós a un director... y amigo

El Colegio Leonés despide a uno de los pilares del centro, don David Belinchón, en una capilla ardiente por donde exalumnos, profesores y seres queridos han querido acompañar a un director que deja un poso en forma de educación y cultural para toda la sociedad leonesa

Uno de los familiares de David Belinchón, durante la capilla ardiente. / Noelia Brandón
Rubén Fariñas
RUBÉN FARIÑASLeón

Silencio como pocas veces sintieron esas paredes. Dolor en un patio que acogía por última vez a un ejemplo de director, profesor y de amigo.

El Colegio Leonés ha despedido a su 'alma mater', a una figura que no encontrará sustituto en San Isidoro, a un docente con todas sus letras.

El centenario centro escolar ha dado el último adiós a don David Belinchón, donde deja un recuerdo imborrable y un intenso lamento entre familia, profesores y alumnos.

Un valor que va mucho más allá de la figura autoritaria y compasiva, educativa y amable, una figura, la de David, que deja poso en todas las facetas de la vida. «Llevar un colegio como este, con 1.800 alumnos, en una ciudad como la nuestra, es una influencia total en la sociedad leonesa. El Colegio lleva 120 años, fue director muchísimos años y es una familia consagrada a la enseñanza», subrayaba José Estrada, uno de los profesores más importantes del centro.

«Es un compañero, él y sus hermanos, pero era sobretodo amistad, no sólo como profesor o hijo del director, sino que eran amigos», ha apuntado el artista Ramón Villa, quien agradecía su capacidad para transmitir «amor a los libros y a la cultura en general y su afan por fomentar el arte dentro del colegio».

En la capilla ardiente, instalada en el Colegio Leonés, han sido decenas las personas que han querido despedir a David Belinchón. Recuerdos, historias y anécdotas brotaban entre sus allegados, que incidían en una figura que amaba los libros y la cultura.

Desde este domingo, el Colegio Leonés ha perdido a un director, pero, sobretodo, ha perdido a David, a el hombre que soñó con un estilo educativo, con la continuidad de los Belinchón y que ha dejado su semilla en los miles de alumnos que ayudó a guiar en su vida.

Condolencias

El portavoz del Grupo Municipal del Partido Popular, Antonio Silván, ha lamentado el fallecimiento de David Belinchón, trasladando un «fuerte abrazo y sentido pésame a la familia, y a toda la comunidad educativa del Colegio Leonés». Antonio Silván ha destacado a David Belinchón como una «figura y referencia educativa de la ciudad».

La familia Belinchón, apasionada promotora de las nuevas corrientes educativas que en España estaban despertando, funda en el año 1896 este centro educativo que desde entonces ofreció a la sociedad leonesa la posibilidad de formarse de acuerdo a las nuevas y modernas exigencias. Con la idea de formar personas íntegras y con valores humanos siempre presente en su ideario, el Colegio ha tallado a miles de personas que a lo largo de los años han devuelto con creces a la sociedad los valores y la confianza que esta ha depositado en ellos.

El Colegio Leonés llora por don David pero sigue adelante, viviendo la vida, marcando el ritmo de vida de León, como a él le gustaría. Su recuerdo ayudará ahora a que este ilustre centro siga en pie y siendo una referencia para los vecinos de la ciudad.

Temas

León