El Capricho: la esencia de la mejor carne de buey, ahora con una estética renovada

Tuétano en tosta de paprika y pomelo rosado./
Tuétano en tosta de paprika y pomelo rosado.
La bodega de Jiménez de Jamuz ha trabajado intensamente en seguir profesionalizando su servicio y ahora pone a disposición una atractiva web donde consultar los platos de forma visual y directa
Leonoticias
LEONOTICIASLeón

La misma filosofía pero con una metodología y estética más profesional. La Bodega El Capricho ha entrado de lleno en un proceso para conseguir, cada vez más, una calidad que en este restaurante incrementa año tras año. Así, acerca una renovada carta de platos y vinos en la que sigue predominando el elemento estrella, la carne de buey de El Capricho.

Manteniendo intacto el espíritu de Segundo Gordón, abuelo de José Gordón, actual alma de la bodega, El Capricho parte de la tierra para conseguir la mejor carne de buey del mundo, tal y como la han descrito multitud de revistas gastronómicas especializadas. Ejemplares de buey únicos, seleccionados directamente por José Gordón, y que pastan en las tierras de Jiménez de Jamuz alimentadas por bellotas y brotes de las encinas. Una vida digna en las que los bueyes están acompañados durante años por la familia de El Capricho y que tras su sacrificio viven un proceso de maduración de las piezas que puede durar semanas, incluso meses dependiendo de lo que cada pieza requiera.

José Gordón junto a los chuletones de carne.
José Gordón junto a los chuletones de carne.

Y, por último, el fuego, una buena brasa de leña o carbón de encina sobre la que se extiende la carne cortada a cuchillo y asada con la maestría única de esta bodega. El resultado final es un sabor único, exquisito que exalta todas las bondades de la carne de buey y que es degustado en un entorno incomparable como es la bodega subterránea de El Capricho, rodeada por la arcilla utilizada por los alfareros de la zona. Un proceso controlado desde el principio por el propio José Gordón, que supervisa la cría, el sacrificio, el despiece y la cocina.

Para mejorar su experiendia, ahora ofrecen una reestructurada página ofrece un recorrido interactivo no sólo por la historia y origen de la bodega, si no por sus platos, para poder conocer de primera mano su oferta gastronómica. La carta interactiva está disponible en este enlace y también puede consultarse el formato tradicional aquí, junto con la oferta de vinos.

Selección de vinos

Tradición e innovación se dan la mano en la carta de El Capricho. Cuidados entrantes abren estos platos, con cecina o morcilla de buey, o tuétano en tosta de paprika y pomelo rosado, sin olvidar lo autóctono como las alubias de La Bañeza o las ancas de rana. Una vez abierto el apetito, el genuino sabor del buey se puede degustar en 'caprichos' como solomillo de buey con mantequillas de pimienta verde y mostaza, la picaña con boniato asado o la carne en todo su esplendor en las chuletas: chuleta de buey, chuleta de buey premium (piezas examinada de manera individual valorando la infiltración en el musculo, la textura y la elegancia de su sabor) y la chuleta de vaca de trabajo (hembras con una carne tan limpia que se asemeja a la del buey).

Una imagen al detalle de la carne de buey.
Una imagen al detalle de la carne de buey.

El vino acompaña todos estos manjares con una bodega propia cada vez más cuidada y con unas condiciones de conservación óptimas. Unos vinos seleccionados con una gran calidad y variedad que completa la experiencia inolvidable que representa bodega El Capricho.