Castilla y León

Las víctimas de violencia de género dispondrán de centros especializados para situaciones de doble vulnerabilidad

La consejera de Agricultura y Ganadería y portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, junto a la consejera de Familia, Alicia García. /Miriam Chacón / Ical
La consejera de Agricultura y Ganadería y portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, junto a la consejera de Familia, Alicia García. / Miriam Chacón / Ical

La Junta aprueba un decreto que incluye atención específica a mujeres que también sufran discapacidad mental, abusos sexuales o sean drogodependientes

ARTURO POSADAValladolid

Castilla y León contará con centros especializados para mujeres que, además de ser víctimas de violencia de género, sufran una discapacidad mental, sean drogodependientes o hayan sido víctimas de trata con fines de explotación sexual. Esa es una de las novedades presentadas este jueves por la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, y que figuran en el decreto aprobado por la Junta para garantizar una red homogénea y coordinada en todo el territorio de Castilla y León para víctimas de violencia de género, así como a los menores dependientes de ellas. 

«Este decreto va a reforzar el funcionamiento de centros y casas de acogida y permitirá prestar a las mujeres los apoyos necesarios para que vuelvan a tener una vida normalizada», ha señalado Alicia García. «Además, hemos ampliado la composición del Observatorio de la Comunidad y del Consejo Regional de la Mujer para incluir nuevas vocalías que representen a las mujeres inmigrantes, con capacidad y de etnia gitana», ha añadido la consejera.

La red pública de centros de acogida en Castilla y León cuenta actualmente con tres centros de emergencia y 14 casas de acogida, en las que trabajan 80 profesionales, que atienden a una media anual de 470 personas (mujeres víctimas de violencia de género y menores a su cargo).

Aplicación informática

El decreto aprobado este jueves incluye preceptos de aplicación general para todos los centros, con requisitos mínimos para instalaciones y equipaciones. Además, prevé poner en marcha una aplicación informática de los centros de acogida para conocer la situación real de ocupación de plazas para que las comisiones técnicas puedan ver facilitadas su labor para ingresar a las víctimas de violencia de género y personas dependientes.

La red actual da respuesta al cien por cien de las demandas que se reciben en la comunidad. La media de ocupación durante la actual legislatura ha sido del 38,5% en los centros de emergencia y de un 35,2% en las casas de acogida. En 2018, 485 víctimas fueron atendidas en estos centros en Castilla y León, según los datos facilitados por la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, que destina más de un millón de euros anuales a esta partida.