Los viajeros extranjeros que llegaron a Castilla y León en verano caen un 15,1% respecto al año pasado

Turistas en la Plaza de la Regla. /Gráfico
Turistas en la Plaza de la Regla.

El gasto que han realizado en la Comunidad en el periodo estival asciende a 222 millones de euros, un 38,5 por ciento de los 576 millones del último año

ICAL

El número de viajeros extranjeros que viajó a Castilla y León durante el pasado verano cayó en algo más de 73.000 personas respecto a los meses de julio y agosto del año pasado, lo que supone un descenso del 15,1 por ciento. Aunque el número de viajeros procedentes de otros países creció en un 7,4 por ciento en el mes de agosto (18.797 extranjeros más), la caída en más de un 40 por ciento en julio (91.809 extranjeros menos) ha lastrado el balance estival en la Comunidad.

Según los datos de la Encuesta de Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur) del Instituto Nacional de Estadística (INE) recogidos por Ical, el pasado mes de agosto fueron 272.915 los viajeros extranjeros que llegaron a Castilla y León, frente a los 254.118 del año pasado, lo que supone un incremento del 7,4 por ciento más. En julio, el número de extranjeros que viajaron a la Comunidad fue prácticamente de la mitad, con 137.369 personas, frente a los 229.178 del año pasado, con un descenso muy significativo del 40,1 por ciento. El balance estival habla de 73.012 extranjeros menos en Castilla y León, es decir, un 15,1 por ciento menos.

La carretera fue la principal infraestructura para acceder a Castilla y León, en el 79,8 por ciento de los casos, ya que así llegaron 327.481 viajeros, tres puntos porcentuales menos que el año pasado. Pasar unos días de ocio y vacaciones fueron los principales motivos que trajeron a los extranjeros a Castilla y León, este verano en el 66,2 por ciento de los casos (271.653 personas) frente al 55,1 por ciento del año pasado.

Más de la mitad de los visitantes a Castilla y León, en concreto 271.653 (un 66,2 por ciento), llegaron movidos por el ocio y las vacaciones, once puntos porcentuales más que el año pasado, cuando esta opción la eligieron 266.340 personas durante los meses de julio y agosto. Solo el 10 por ciento de los viajeros llegaron a la Comunidad mediante paquetes turísticos (41.605 personas) frente a los casi 370.000 que lo hicieron por su cuenta, muy por debajo de los 458.000 que optaron por esta opción el verano pasado.

Como viene siendo habitual, los franceses volvieron a ser el principal mercado extranjero en Castilla y León, en el caso de los meses de verano con 191,936 visitantes, que constituyeron el 46,7 por ciento del total de los extranjeros llegados a la Comunidad, más de 31.000 franceses menos que el año pasado. Cabe destacar la llegada también de ciudadanos procedentes del Reino Unido, un total de 30.175 (7,3 por ciento), o de Bélgica, con casi 20.000 (4,8 por ciento).

Hasta el 65,4 por ciento de los visitantes extranjeros (268.600 personas) se alojaron en hoteles, una tendencia que se mantiene con el paso del tiempo, aunque el año pasado fueron hasta 287.000 personas las que optaron por esta opción durante los meses estivales. También el alojamiento en casas de familiares y amigos sigue siendo la opción elegida para más de 51.000 personas (12,4 por ciento de los casos).

Y si hay una asignatura pendiente, como en general ocurre con el turismo nacional, es la escasez en el número de pernoctaciones, también en el caso del turismo extranjero, y es que este verano casi la mitad de los visitantes llegados de nuestras fronteras pernoctaron en Castilla y León una sola noche (200.975 personas), mientras que el 20,6 por ciento (84.524 personas) permanecieron durante dos o tres noches. Un 14 por ciento de los turistas (57.827) llegaron a estar una semana y apenas el once por ciento prolongaron su estancia hasta las 15 noches.

Temas

Turista

Contenido Patrocinado

Fotos